Un comunicado reciente revela que el banco Queensland de Australia evaluó las condiciones de su contrato con prestamistas para incluir un veto en la compra de criptomonedas con hipotecas.

El Banco de Queensland, conocido como uno de los bancos minoristas más antiguos del país, confirmó que dicha prohibición se debe principalmente a la alta volatilidad de las monedas digitales, así como la crecientes regulaciones que las autoridades han establecido en torno al comercio descentralizado.

Cabe destacar que, previamente, los Servicios de Inteligencia Financieros, Austrac, habían emitido una normativa a los exchanges de criptomonedas que les exige la aplicación de medidas de Know-Your-Customer (KYC); asimismo, la Oficina de Impuestos ha estado evaluando la mejor manera de obtener ganancias a nivel nacional con la actividad comercial de exchanges.

Por su parte, los mismos prestamistas están tomando acciones en el asunto. De acuerdo con un vocero anónimo, actualmente hay un número considerable de prestatarios que están utilizando sus fondos de hipotecas inmobiliarias para efectuar inversiones riesgosas, por eso, ya varios prestamistas y empresas en el sector están tomando cartas en el asunto, monitoreando sus cuentas bancarias en búsqueda de transacciones hechas con criptomonedas.

Esta situación ha creado un sentido de alarma entre los inversionistas de monedas digitales. Según los voceros:

Les preocupa porque la Oficina de Impuestos de Australia, La autoridad en tesorería, el Banco de la Reserva de Australia y el Austrac se mantengan al tanto de cada uno de los movimientos de los prestatarios.

Estas medidas llegan en medio de una ola de regulaciones por parte de entes gubernamentales. Varios bancos alrededor del mundo, como el JP Morgan Chase, Citi Bank y el Bank of America han propiciado medidas y vetos a sus clientes sobre transacciones con criptomonedas, debido a su alta volatilidad, riesgos de hackeos, lavado de capitales y demás actos ilícitos que se han reportado durante los últimos meses a nivel internacional.