Este martes la directora general de recursos humanos de Uber Technologies, Liane Hornsey, renunció a su cargo y envió un e-mail a su personal notificando su posición. Hornsey tomó esta decisión luego de que se iniciara una investigación en su contra por su comportamiento en el manejo de las acusaciones de discriminación racial que han ocurrido en la empresa.

Recordemos, que esta no es la primera renuncia por este tema, y es que ya han ocurrido otros casos donde el personal administrativo de la empresa ha renunciado o ha sido despedido por temas de discriminación sexual, racial y acoso sexual.

Entre los que podemos nombrar: Salle Yoo, quién fue directora de asuntos jurídicos, Dave Clark, quién fuese el responsable de asuntos externos, Jeff Holden, jefe de producto de Uber, y una de las últimas la directora de marca, Bozoma Saint John, sin mencionar la salida del propio CEO y fundador de la compañía, Kalanick, quién fue despedido de la compañía que el mismo creó.

Sin embargo, la salida de Hornsey, no deja un sabor amargo ya que según Reuters, estas acusaciones fueron hechas por un grupo anónimo que dicen ser empleados de color de Uber, quienes en un correo electrónico anónimo, informaron que Hornsey había utilizado un lenguaje discriminatorio y comentarios despectivos al Jefe Global de Diversidad e Inclusión, Bernard Coleman.

Esta no fue la única acusación en contra de Hornsey ya que, también le impartió una serie de amenazas y denigró al ex ejecutivo, Bozoma Saint John, quien abandonó la compañía en junio:”Esta persona finalmente fue la razón detrás de la partida de Bozoma de Uber“, apuntaron.

Ante esta situación, la firma de abogados Gibson Dunn, emitió un correo electrónico el 15 de mayo a los empleados, mencionando que algunas acusaciones contra Hornsey habían sido corroboradas, aunque no dejaron claro cuáles de ellas.

Además, añaden que están comenzando otra investigación, luego de recibir una queja de otro empleado anónimo de Uber respecto a “acusaciones que parecen relacionarse de alguna manera“.

Es importante aclarar, que estas quejas contra Hornsey, se producen luego de que hace un año, Uber se viera envuelto en denuncias generalizadas de discriminación de género y acoso sexual, lo que desencadenó una investigación del ex fiscal general de EE. UU. Eric Holder y, en última instancia, la renuncia de Kalanick.

Los empleados, detrás de las últimas acusaciones dijeron que las quejas archivadas en la línea de denuncia anónima de Uber, y a menudo no se resolvían o eran desestimadas, especialmente si trataban asuntos de raza. A lo que la empresa respondió:

Confiamos en que la investigación se realizó de manera imparcial, exhaustiva y creíble, y que las conclusiones de la investigación se abordaron de manera adecuada.

Por su parte, el presidente ejecutivo, Dara Khosrowshahi, envió un correo electrónico a sus empleados en el que destacó las funciones de Hornsey, a quién calificó como: “increíblemente talentoso, creativo y trabajador“.

Uber en marzo acordó pagar USD$10 millones para resolver una demanda colectiva propuesta donde se alegaba discriminación contra más de 400 mujeres.

Más en TekCrispy