Desde el año 2012 un equipo de arqueólogos ha estado excavando el elaborado piso de mosaico de una sinagoga de 1.500 años de antigüedad. Han encontrado escenas como el arca de Noé, la división del Mar Rojo y una probable una visita de Alejandro Magno, entre otras representaciones.

En su más reciente hallazgo, los investigadores revelaron una escena que muestra a dos hombres cargando una pértiga cargada de uvas, y en la parte superior, una inscripción en hebreo que dice: “un asta entre dos”, que es una referencia al pasaje bíblico 12:23 del Libro de los Números.

En el Libro de los Números de la biblia hebrea, Moisés le pide a 12 exploradores, incluido el famoso héroe bíblico Joshua, que indagaran la tierra de Canaán. Moisés tenía buenas razones para enviar la misión de reconocimiento: quería conocer a las personas que vivían allí, si el suelo era fértil, así como el sabor de sus frutos. Los exploradores regresaron con historias de una tierra abundante en leche y miel, y “racimos de uvas tan grandes que requerían de dos hombres para poder llevarlas”.

Sin embargo, la mayoría de los exploradores no estaban seguros de poder conquistar Canaán, lo que motivó que Moisés junto a su pueblo deambularan por el desierto durante 40 años.

El recién descubierto mosaico viene a sumarse a un conjunto de representaciones previamente reveladas en una sinagoga de la antigua aldea judía de Huqoq, en la Galilea de Israel.

El detalle y la amplitud de estos descubrimientos indican que los aldeanos florecieron durante el siglo V dC, cuando la región estaba bajo el dominio cristiano de Roma, lo que contradice la opinión generalizada de que los asentamientos judíos en la región disminuyeron durante ese período.

La investigadora Jodi Magness, profesora de Judaísmo temprano en el Departamento de Estudios Religiosos de la Facultad de Artes y Ciencias en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, líder del equipo de arqueólogos que realiza las excavaciones, expresó:

“Los mosaicos que decoran el piso de la sinagoga Huqoq revolucionan nuestra comprensión del judaísmo en este período. El arte judío antiguo con frecuencia se considera anicónico o carente de imágenes. Pero estos mosaicos, coloridos y llenos de escenas con figuras, dan fe de una rica cultura visual, así como del dinamismo y la diversidad del judaísmo en los periodos tardorromano y bizantino.”

Los investigadores creen que los mosaicos, además de ser elementos ornamentales en la sinagoga, tenían la intención de servir a un propósito educativo, porque muchas personas durante ese tiempo eran analfabetas.

En esencia, ver estas historias fue una forma de instruirles acerca de la Biblia; algunas de las oraciones y canciones que se recitaron estaban relacionadas con las escenas visibles en los mosaicos.

Referencia: Unparalleled mosaics discovered by UNC-Chapel Hill archaeologist and team provide new clues on life in an ancient Galilean Jewish village. UNCNews, 2018. https://goo.gl/mMPxdL

Más en TekCrispy