Las compañías tecnológicas taiwanesas D-Link y Changing Information Technologies, se encuentran en peligro pues hackers han usado sus certificaciones, para expandir un malware en los sistemas de sus usuarios.

Esta información fue descubierta por el Laboratorio de Investigación de ESET, una compañía líder en detección proactiva de amenazas, quiénes aseguran en su blog, que este ataque viene de parte de un grupo de ciberespionaje altamente cualificado, llamado BlackTech.

Estos son los posibles responsables del robo de certificados, que ahora se encuentran comprometiendo los datos de los usuarios.

Anton Cherepanov, quién es un investigador de Eset, escribió en una publicación: “La capacidad de comprometer varias compañías de tecnología con sede en Taiwán y reutilizar sus certificados de firma de códigos en ataques futuros muestra que este grupo es altamente calificado y está enfocado en esa región“.

BlackTech, se encuentran simulando certificados que son una copia exacta de los productos legítimos de la compañía, que utilizan para obtener todos los credenciales de acceso a servicios y aplicaciones, según ESET.

ESET se percató de esta campaña de malware, cuando sus sistemas detectaron varios archivos como sospechosos, e inmediatamente notificaron a la compañía sobre este hecho. Como medida, D-Link revocó el certificado digital comprometido el 3 de julio de 2018, mientras que Changing Information Technology, no ha revocado los certificados desde el año pasado el 4 de julio de 2017, sin embargo, estos certificados fueron usados por BlackTech para cometer sus fechorías.

Estos certificados son usados por dichas compañías para autenticar los datos de sus usuarios en ciertos dispositivos como enrutadores, cámaras web e IP de la compañía, y los mismos son renovados a través del navegador, lo que pone en peligro además la privacidad de algunos sistemas.

Brecha de datos expone registros de seguridad de grandes cadenas hoteleras

Se ha conocido que este malware afecta a los dispositivos que implementen tanto Windows como macOS.

Este malware es totalmente legítimo ante estos sistemas operativos, es por esto que ni los antivirus más populares lo han detectado, puesto que se trata de una certificación conocida para los índices que manejan los SO.

El análisis realizado por ESET identificó dos familias de malware diferentes, implementandas en el robo de estos datos. Una parte Plead malware, que es un backdoor que se controla de manera remota, y este a su vez, contempla un componente malicioso que tiene cierta relación con un programa para robar contraseñas.

Este malware para tomar los datos mediante: Google Chrome, Microsoft Internet Explorer, Microsoft Outlook y Mozilla Firefox.

Curiosamente esta “metodología” fue la misma que se usó en el 2010, para atacar a RealTek y JMicron, dos compañías de tecnología reconocidas con base en Taiwán. Donde se aplico el famoso gusano informático Stuxnet, para atacar este programa con el uso de certificaciones que ante los ojos del sistema eran legítimas.

D-Link menciono que la mayoría de sus clientes no se vería afectado por el robo, pero afirma que algunos usuarios pudieran experimentar errores al ver las cámaras IP de mydlink dentro de los navegadores web. Sin embargo, los ingenieros de la compañía están en el proceso de liberar el firmware actualizado para corregir los errores, solo queda esperar hasta que los compañías liberen  un firmware que permita solventar este problema.

Más en TekCrispy