Janet Hope, parte del equipo de investigación. Créditos: Lannon Harley/Australian National University

Hace poco se descubrieron los pigmentos de mayor antigüedad en la historia del planeta, y son rosa brillante. Luego de destruir unas rocas de 1.100 millones de años, encontradas en un depósito de lutitas marinas, debajo del desierto del Sahara en la cuenca del Taoudeni, en Mauritania, al oeste de África, los investigadores descubrieron los colores más antiguos del mundo.

El Profesor Asociado de la Universidad Nacional de Australia e investigador principal plantea que si bien todo tiene color, lo que se ha encontrado es el color biológico más antiguo del mundo. Para ilustrar esto, propone:

“Si encontrásemos un hueso de un Tiranosaurio Rex de hace 100 millones de años, tendría un color, ya sea gris o marrón, pero no diría nada sobre el color de piel del animal (…) si encontrásemos su piel preservada y fosilizada, manteniendo su color original, digamos azul o verde, sería increíble. Eso es, en principio, lo que hemos descubierto; solo que 10 veces más antiguo que el Tiranosaurio”.

Así, los colores fueron descubiertos por un aspirante a Doctorado, llamado Nur Gueneli, quien aplastó y pulverizó las rocas para luego extraer y analizar las moléculas, descubrieron que le pertenecían a organismos microscópicos que existían en una época en la que no existían ni los animales.

Al respecto, Gueli manifestó:

“Son colores de más de quinientos millones de años más antiguos que los descubrimientos anteriores (…) los brillantes pigmentos rosa son los fósiles moleculares de la clorofila que fue producida por organismos fotosintéticos antiguos que habitaron un antiguo océano que despareció hace tiempo”.

En este caso, las rocas fueron enviadas a la Universidad Nacional de Australia por una compañía petrolera que buscaba este hidrocarburo debajo de las rocas del desierto del Sahara hace unos 10 años.

¿Evidencia de una maldición? Momias vírgenes del imperio Inca encontradas en Chile vestían ropas tóxicas

Es así como, tras perforar un agujero de varios cientos de metros de profundidad, alcanzaron una lutita aceitosa, negra y profunda, que resulto tener más de 1.100 millones de años.

Más allá de lo curioso del caso, este descubrimiento ayudó a resolver una pregunta sobre la vida que rondaba la cabeza de los científicos desde hace tiempo: ¿Por qué las criaturas grandes y complejas aparecieron tan tarde en la historia de la Tierra?

Al respecto, los expertos plantean que si bien el planeta tiene unos 4.600 millones de años, apenas hace unos 600 millones de años fue que empezaron a aparecer criaturas parecidas a los animales o a otras cosas más grandes, como las algas.

Entonces, al analizar la estructura de las moléculas rosa encontradas, se dieron cuenta que habían sido producido por diminutas cianobacterias.

Sobre esto, comentan que las cianobacterias son, incluso 1.000 veces más pequeñas que las algas microscópicas que están en el fondo de la cadena alimentaria del océano moderno.

Por tanto, concluyen que al observar las moléculas se hace evidente que, en ese momento de la historia, no había fuentes de alimento para criaturas más grandes, pues se necesitan partículas de mayor tamaño que funcionen para nutrir a los animales de menor tamaño.

Es así como el descubrimiento de los colores más antiguos del planeta, le permitió a los científicos resolver una pregunta muy antigua sobre la vida.

Referencia: 1.1-billion-year-old porphyrins establish a marine ecosystem dominated by bacterial primary producers, (2018). https://doi.org/10.1073/pnas.1803866115

Más en TekCrispy