Existe una amplia gama de apps de salud mental en la actualidad, cuya popularidad ha sido abrumadora durante los últimos años. Sin embargo, los investigadores han comenzado a cuestionar si realmente el uso de estas herramientas de diagnóstico es realmente positivo para las personas.

Así lo sugiere una investigación realizada por la Universidad de Sídney, cuyo propósito fue el de identificar la manera en que los mensajes de las apps de salud mental benefician a los usuarios en relación a los criterios de diagnóstico y el manejo de su condición.

En concreto, los expertos analizaron el material publicitario de 61 apps de salud mental populares en EE.UU, Reino Unido, Canadá y Australia en 2016, y centraron su atención en las apps que hacen referencia explícita a diagnósticos o síntomas con la finalidad de ofrecer diagnósticos precisos o declaraciones de personas que han probado la app y están satisfechos con ella.

En concreto, dos elementos imperaban en la publicidad: que la salud mental pobre o frágil de una persona es ‘omnipresente’, y que las personas pueden manejar con facilidad sus propios problemas de salud mental gracias a las apps.

Según los investigadores, estos hallazgos son motivo de preocupación por varias razones, ya que sólo con el hecho de decir que los problemas de salud mental son omnipresentes, hace que las personas crean que es necesario medicarse aún si no padecen de ninguna condición. Así lo afirmó Lisa Parker, autora principal del estudio y doctora asociada del Centro Charles Perkins de la Universidad de Sídney, quien además dijo:

La idea de que los altibajos normales de la vida diaria necesiten tratamiento podría impulsar el uso de estas aplicaciones por personas con preocupaciones menores. Es poco probable que estos usuarios obtengan beneficios significativos, pero pueden recibir grandes cargas de tiempo y una posible pérdida de privacidad.

A pesar de que estas apps podrían ser útiles para que las personas escuchen puntos de vista alternativos sobre una experiencia psicológica determinada, este no es el objetivo con el que se promocionan estas apps, según el informe.

La duración del sueño puede afectar la salud mental de los niños

Finalmente, la publicación asegura que son los mismos médicos quienes deben informar a los usuarios sobre los riesgos que conlleva usar estas apps, ya que incluso, el uso excesivo de las mismas puede generar estados de aislamiento social.

Más en TekCrispy