Un equipo de científicos de la Universidad de Nueva York (NYU, por sus siglas en inglés) ha registrado en video la ruptura de un iceberg de 6,4 kilómetros de longitud que se separó de un glaciar en el este de Groenlandia, un incidente que está asociado a las fuerzas detrás del aumento del nivel del mar a escala global.

El iceberg, resultante de la ruptura del glaciar Helheim de Groenlandia, tendría una extensión equivalente a la distancia que existe entre Manhattan y el centro de la ciudad de Nueva York, según un comunicado de prensa de NYU. David Holland, profesor del Instituto de Matemáticas Courant de la Universidad de Nueva York y NYU Abu Dhabi, quien dirigió el equipo de investigación que registró el video, afirmó:

El aumento del nivel del mar a escala global es innegable y consecuente (…) Al capturar cómo se está desarrollando esto, podemos ver de primera mano su significado impresionante.

En el video se muestra el nivel del mar subiendo mientras que el hielo del glaciar se dirige hacia el océano.

Este fenómeno, también conocido como ‘parto’, es una señal clara para que científicos y legisladores propongan alternativas al problema que representa el deshielo de los polos y el cambio climático. En este sentido, Denise Holland, coordinadora de logística del Laboratorio de Dinámica de Fluidos Ambientales de NYU, asegura:

Saber cómo y de qué maneras los icebergs nacen es importante para las simulaciones porque finalmente determinan el aumento global del nivel del mar (…) Cuanto mejor entendamos lo que está sucediendo significa que podemos crear simulaciones más precisas para ayudar a predecir y planificar el cambio climático.

La ruptura del glaciar fue grabada en video el pasado 22 de junio a las 11:30 pm, hora local, y se llevó a cabo durante aproximadamente 30 minutos. En el video, se aprecian sólo 90 segundos del evento, donde el iceberg tabular y plano se aleja del glaciar, provocando que los icebergs delgados y altos se desprenden y se vuelquen.

Una investigación llevada a cabo en 2017 sugirió que un colapso en toda la capa de hielo de la Antártida Occidental resultaría en un crecimiento de 3 metros en el nivel del mar, suficiente para sobrepasar las costas de todo el mundo, incluyendo la propia ciudad de Nueva York.