Más de tres décadas después de la identificación del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), los científicos todavía están trabajando para desarrollar una vacuna preventiva que finalmente pueda ponerle fin a la epidemia, la cual contagia a casi dos millones de personas cada año.

Una nueva investigación muestra que un régimen de vacuna experimental contra el VIH es bien tolerado y genera respuestas inmunes robustas y comparables contra el virus en adultos sanos y monos Rhesus.

En base a los resultados de este ensayo clínico de fase 1 y 2a, que involucró a casi 400 adultos sanos, se inició un ensayo de fase 2b en el sur de África para determinar la seguridad y eficacia de la vacuna candidata al VIH en 2.600 mujeres en riesgo de contraer el virus.

Este es uno de los cinco conceptos experimentales de vacuna contra el VIH que han progresado hacia los ensayos de eficacia en humanos, en los 35 años que la epidemia mundial ha estado presente.

El ensayo reclutó a 393 adultos sanos con edades comprendidas entre 18 y 50 años, de 12 clínicas en África oriental, Sudáfrica, Tailandia y Estados Unidos entre febrero y octubre del año 2015. Los voluntarios fueron asignados aleatoriamente para recibir una de las siete combinaciones de vacunas o un placebo, y se les dieron cuatro dosis en el transcurso de 48 semanas.

Con el objetivo de proporcionar una amplia protección contra las muchas cepas de VIH que prevalecen en todo el mundo, la vacuna  contiene un mosaico de secuencias genéticas encontradas entre varias cepas de VIH.

Para estimular una respuesta inmune inicial, cada voluntario recibió una inyección intramuscular de Ad26.Mos.HIV al comienzo del estudio y nuevamente 12 semanas después. La vacuna que contenía los antígenos Env / Gag / Pol del “mosaico” del VIH se creó a partir de muchas cepas de VIH, administradas usando un virus del resfriado común no replicativo (Ad26).

Para aumentar el nivel de la respuesta inmune del cuerpo, los voluntarios recibieron dos vacunas adicionales en la semana 24 y 48 usando varias combinaciones de Ad26.Mos.HIV o un componente de vacuna diferente llamado Vaccinia Ankara modificada (MVA).

Los resultados mostraron que todos los regímenes de vacunas probados fueron capaces de generar respuestas inmunes anti-VIH en individuos sanos y fueron bien tolerados, con números similares de reacciones locales y sistémicas reportadas en todos los grupos, la mayoría de los cuales fueron de intensidad leve a moderada.

En un estudio paralelo, los investigadores evaluaron la inmunogenicidad y eficacia protectora de los mismos regímenes de vacuna en 72 monos Rhesus, utilizando una serie de desafíos repetidos con el virus de la inmunodeficiencia humana simia (SHIV), un virus similar al VIH que infecta a los monos.

El candidato a vacuna Ad26 / Ad26 más gp140 indujo la mayor respuesta inmune en humanos y también proporcionó la mejor protección en monos, lo que resultó en una protección completa contra la infección SHIV en dos tercios de los animales vacunados.

Los investigadores señalan que a pesar que no hay garantías, hay razones para ser optimista.

Referencia: Evaluation of a mosaic HIV-1 vaccine in a multicentre, randomised, double-blind, placebo-controlled, phase 1/2a clinical trial (APPROACH) and in rhesus monkeys (NHP 13-19). The Lancet, 2018. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)31364-3