Polar, es un fabricante de relojes y pulseras cuantificadoras, que entre otras cosas posee una plataforma llamada Polar Flow,  una aplicación de actividad deportiva que permite almacenar rutas de entrenamiento entre otros datos personales, y aunque sea inofensiva, recientemente se ha informado que esta aplicación ha permitido mostrar información relacionada a la ubicación y los datos personales de sus usuarios, entre ellos militares y agentes secretos, así como también de la ubicación de bases militares.

Una investigación realizada por De Correspondent y Bellingcat  a Polar Flow, desveló que la aplicación ha permitido revelar los datos de más de 6.000 usuarios.

Según el medio holandés, a través del mapa de actividad se puede conseguir información sobre las rutinas de entrenamiento de sus usuarios, incluso si su perfil está configurado como privado y no se comparte la actividad realizada y lo peor es que esta información se puede encontrar solo haciendo búsquedas simples.

Este estudio revela además, que el 90% de los usuarios incluye un nombre y ciudad en su página de perfil, lo que permite encontrar su hogar dirección mucho más rápido, estos datos fueron proporcionados por los usuarios desde el 2014 y como “fallo” adicional, se ha detectado que la aplicación no tiene un límite en relación a la información solicitada.

Bellicat y De Correspondent, demostraron cómo pueden obtener los datos públicos de la base de datos Polar Flow, al combinarlos con otra información para obtener así el nombre, la dirección y rutas de ejercicio de más de 6400 personas de hasta 69 nacionalidades, incluyendo bases militares y zonas de conflicto.

Esta filtración de datos personales no es el único hecho que se ha suscitado por medio de una aplicación, pues en enero de este año una situación similar ocurrió con la aplicación Strava, que es muy parecida a Polar Flow ya que está dirigida a deportistas, y permite rastrear diferentes actividades a través del GPS.

Como medida de seguridad, Polar, decidió el de 6 de julio desactivar la opción de “explorar” del mapa de actividad, esto como medida preventiva después de este “fallo de seguridad”.

Según mencionó Polar en su blog, esta no es una falla de seguridad sino más bien es el reflejo de los datos suministrados por los usuarios.

Sin embargo, esto ha hecho que la firma trabaje en mecanismos que permitan gestionar de manera más segura los datos de los usuarios, cuidando en detalle la privacidad de los mismos.

Por su parte, el ministerio de defensa, ha prohibido esta aplicación a todo el personal militar, así como también a todo el personal que esté relacionado con la seguridad nacional de ese país.