Un grupo de buzos están siendo guiados dentro del complejo de cuevas Tham Luang, donde, tal y como informamos recientemente, 12 niños y su entrenador de fútbol quedaron a atrapados el pasado 23 de junio cuando una tormenta repentina inundó parcialmente la cueva y la salida quedó bloqueada.

A pesar de que los rescatistas se han visto con la dificultad de avanzar en la búsqueda por el fango y el agua que ha inundado algunas de las cámaras completamente, a través de varios buzos que fueron guiados en la oscuridad del interior de la cueva, se han logrado rescatar 8 de las 13 personas atrapadas en la cueva.

Los equipos de rescate aprovecharon que la lluvia cesó para ejecutar la operación mucho antes del tiempo pautado, e incluso, la primera fase del rescate se llevó a cabo mucho más rápido de lo que los funcionarios habían predicho. En una operación que duró 9 horas, el equipo logró el rescate de los 8 pequeños, que fueron enviados posteriormente a los servicios médicos locales para evaluar su condición.

Ekapol Chanthawong, el entrenador de los niños, ha sido monje budista durante los últimos 10 años, algo que según la prensa local, ha sido clave para que los niños se mantuvieran en lucha durante la cantidad de días a los que se ha extendido el encierro. Se espera que Chanthawong sea la última persona en salir de la cueva.

Un informe de The Guardian reveló que, según funcionarios del departamento de silvicultura de Tailandia afirmaron que los niveles de agua continuaban disminuyendo en la cueva gracias a miles de bombas que funcionaban en el interior y que no se habían visto afectadas por las lluvias intermitentes de las últimas 48 horas. En este sentido, afirmaron que el nivel de agua no es preocupante.

Como informamos el pasado 6 de julio, Elon Musk, CEO de SpaceX, ha prestado especial atención al caso de los niños y su entrenador atrapados en la cueva, enviando los ingenieros de la compañía al país asiático para contribuir con el gobierno en las labores de rescate, e incluso proponiendo esquemas técnicos para la evacuación de las personas de la cueva.

Ahora, Musk ha afirmado que SpaceX construirá un pequeño submarino que utilizará el tubo de transferencia de oxígeno líquido del cohete Falcon de SpaceX para contribuir con el rescate. Según Musk, el mini-submarino es lo suficientemente pequeño como para ser conducido por dos buzos, y sería capaz de atravesar muchas zonas estrechas.

Sin embargo, luego de la noticia del rápido rescate de los 8 niños por parte de buzos nacionales y extranjeros, parece ser que en definitiva quienes se llevarán el crédito por salvar a los pequeños y a su entrenador serán el gobierno del país asiático y sus colaboradores.