El 23 de junio, luego de completar su sesión de entrenamiento, un grupo de 12 niños con edades entre 11 y 16 años y su entrenador de 26 años, se dirigieron a la cueva de Tham Luang Nang Non, un lugar turístico de la provincia Chiang Rai en Tailandia. Poco imaginaban lo que les deparaba el destino.

¿Qué ocurrió?

Según las autoridades, los niños y su entrenador se adentraron en la cueva y mientras se encontraban inmersos en la caverna, una tormenta repentina inundó parcialmente la cueva y la salida quedó bloqueada, quedando atrapados.

Pasada la tormenta, los cuidadores del parque avistaron bicicletas y bolsos “abandonados” en la entrada de la cueva lo que los alertó de la situación que estaba en desarrollo. Inmediatamente dieron parte a las autoridades y se comenzó la búsqueda de los desaparecidos.

¿Por qué es tan difícil rescatarlos?

El complejo de cuevas se extiende varios kilómetros y tiene amplias cámaras y pasadizos estrechos con afloramientos rocosos y cambios de elevación. La torrencial lluvia que siguió cayendo elevó los niveles de agua dentro de la caverna lo que ha imposibilitado el rescate de los niños y su entrenador.

A los equipos de rescate les toma entre tres y cuatro horas recorrer los 3 kilómetros entre la entrada y el lugar donde el grupo está varado a través de pasajes inundados y pasillos estrechos que se encuentran sobre el nivel del agua.

 Intensas labores de rescate se han llevado a cabo desde que se conoció que los niños y su entrenador quedaron atrapados en la cueva.

Los rescatistas de élite que encabezan la búsqueda se ven seriamente impedidos de avanzar en la búsqueda por el agua fangosa que ha llenado algunas cámaras de la gran cueva hasta los techos. Uno de los submarinista afirmó que el agua es tan turbia que incluso con luces no pueden ver a dónde van bajo el agua.

Las autoridades dijeron que creían que el esfuerzo de rescate podría durar de una semana a unos pocos meses.

¿Qué se está haciendo?

Desde que el incidente salió a la luz pública, alrededor de 1.300 efectivos han sido desplegados en los esfuerzos de búsqueda y rescate en el Parque Nacional.

Después de días de intensos esfuerzos por parte del equipo de búsqueda, compuesto por trabajadores de rescate, voluntarios y expertos de los Estados Unidos, Japón, China y Australia, el grupo fue encontrado.

Ruetaiwan Patisen, portavoz de los equipos de rescate, dio a conocer que los niños gozaban de buena salud, a pesar de haber pasado hambre durante 10 días, atrapados en la cueva.

A pesar de ubicarlos, el gobernador Narongsak Osottanakorn advirtió que el grupo no estaba fuera de peligro por el momento, y agregó: “Los encontramos a salvo, pero la operación no ha terminado”.

Aunque la noticia llenó de regocijo, hubo una nota luctuosa que empañó la alegría del momento: un buzo de rescate murió el 5 de julio de 2018, intentando salvar al grupo atrapado.

El héroe tailandés, llamado Saman Kunan, falleció después de sufrir una falta de oxígeno mientras intentaba nadar a través del laberinto subterráneo, después de llevar suministros esenciales a los niños.

Se ha acordado que un grupo de 10 soldados, liderados por un médico militar, permanecería con los niños y su entrenador. Por el momento están sobreviviendo con suplementos energéticos y vitaminas.

Los expertos manifiestan que la salida más expedita para las personas atrapadas dentro de la cueva, es del mismo modo en que fueron alcanzados por los rescatistas: buceando a través de las cámaras inundadas, y que se debe hacer lo más pronto posible, ya que se ha pronosticado más lluvias en el área en los próximos días, lo que significa que puede llenarse con más agua durante el rescate.

Pero Torsten Lechler, un veterano experto en buceo alemán, que forma parte del equipo, indicó que el grupo se encuentra demasiado débil para bucear, escalar o salir caminando. Tan pronto como recuperen su fuerza, comenzarán a aprender a bucear para salir de la cueva.

Por lo pronto, se siguen evaluando todos los escenarios, considerando las opciones y evaluando como llevar a feliz término el difícil rescate de las 13 personas atrapadas en la cueva.