Tras la remoción del moratorio sobre las actividades de minería en Canadá, muchas empresas se vieron interesadas en la región, especialmente gracias a las tarifas bajas en electricidad. Sin embargo, recientemente ha surgido mucha preocupación en cuanto a algunas decisiones que está tomando el proveedor de energía eléctrica ‘Hydro-Québec’, el cual parece estar favoreciendo a sólo unas cuantas empresas del sector, como Bitmain.

El asunto fue reportado en las redes sociales por el fundador de D-Central, Jonathan Bertrand, quien señaló que han estado surgiendo “conflictos de intereses a nivel de la administración de la corporación, que ha propiciado el beneficio de grandes compañías, mientras se han ignorado participantes más pequeños”.

Gracias a estas acciones, además del proceso de subastas cerradas para elegir al más apropiado a minar criptomonedas en el país, Bertrand afirmó en su cuenta de Twitter que este movimiento “está haciendo imposible el surgimiento y operaciones del sector minero nacional”.

Cabe destacar que el panorama del país era bastante diferente hace a finales del año 2017, cuando el territorio se promocionaba como uno de los más favorables para realizar minería de criptomonedas, debido a sus bajas tarifas en electricidad y su gran cantidad de recursos; la corporación del estado Hydro-Québec incluso llegó a ofrecer 6TWh de electricidad por precio estándar a todo minero de bitcoins (BTC).

no obstante, la situación cambió desde la llegada de más empresas, que propiciaron la implementación de nuevas normativas, mayores tarifas y la exigencia de un proceso de revisión para asegurar que dichas operaciones fuesen de valor real para la región.

Si no fuera poco, existen alegaciones de que Bitmain falsificó su aplicación en las subastas cerradas del proveedor eléctrico, haciéndolo ver como uno de los favoritos para ejercer minería; aunque no hay confirmaciones de dichas suposiciones, ya muchos en el sector se encuentran buscando otros territorios más abiertos en materia de políticas sobre la minería de monedas digitales, como Siberia, en Rusia, Suiza o Wanatchee, en los Estados Unidos.