Un grupo de investigadores del Centro de Investigación de Geociencia de Alemania han demostrado que los cables de fibra óptica, que se utilizan para transmitir datos y facilitar la conexión a Internet, se pueden usar también para detectar terremotos y otros movimientos de tierra.

Según el estudio, los cables de datos también pueden capturar señales sísmicas, coches que atraviesan ciertos terrenos e incluso el movimiento de las olas en el mar. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Nature Communications el pasado 3 de julio, y fue realizada gracias a la colaboración de científicos de Islandia, Reino Unido y Alemania.

Durante las pruebas, los investigadores enviaron señales de luz láser a través de un cable de fibra óptica de 15 kilómetros de longitud, desplegado en la red de telecomunicaciones de la península de Reykjanes, SW Island. En este sentido, el cable atravesó una zona de falla geológica de gran actividad sísmica entre las placas tectónicas euroasiática y la americana.

La señal enviada fue comparada con los datos de una amplia red de sismógrafos, revelando un resultado prometedor, según los científicos, ya que la red de fibra óptica permitió obtener información detallada superior en relación a la resolución. En este sentido, Phillippe Jousset, autor principal del estudio, afirmó que su descubrimiento representa la red más densa del mundo. En este sentido, el científico agregó:

Nuestras mediciones revelaron características estructurales en el subsuelo con una resolución sin precedentes y arrojaron señales que igualaron los puntos de datos cada cuatro metros.

Luego de presentar parte de estas ideas en diversas conferencias desde 2016, muchos expertos coinciden en que este nuevo método representa un cambio de juego para la sismología, sobre todo porque es la primera vez que se utiliza un cable de datos tan largo para dichas mediciones.

Las ventajas de este nuevo método son prometedoras, ya que existe una gran cantidad de cables de fibra óptica en todo el mundo en la densa red de telecomunicaciones. En ciudades como San Francisco, Ciudad de México, Tokio, Estambul, entre otras, los cables de fibra óptica podrían ofrecer una alternativa rentable a los dispositivos de medición de sismos que existen en la actualidad.

Referencia: Philippe Jousset et al, Dynamic strain determination using fibre-optic cables allows imaging of seismological and structural features, Nature Communications (2018). DOI: 10.1038/s41467-018-04860-y.