YouTube ha sido añadido como acusado en una demanda colectiva contra BitConnect, una plataforma de inversión de criptomonedas.

La demanda fue introducida en enero de este año por seis personas representadas por el bufete de abogados Silver Miller, que alegan que la plataforma emitió unos tokens sin valor registrado y que obtuvo fondos adicionales a través de un Esquema Ponzi. Las pérdidas personales de los demandantes ascienden hasta los 770 mil dólares. Presuntamente, BitConnect utilizó los fondos recibidos de los nuevos inversores para satisfacer las expectativas de los ya existentes.

Según los demandantes, los videos de BitConnect publicados en YouTube, fueron utilizados paraatraer a potenciales inversionistas a un esquema de inversión fraudulento.

Según los documentos de la demanda, tanto BitConnect como algunos afiliados publicaron una serie de videos promocionales en YouTube, considerados inapropiados por ser un material utilizado para atraer a potenciales inversionistas para participar en un esquema de inversión fraudulento. YouTube dijo haber fallado por no haber eliminado y desmonetizado los videos, que expusieron a “innumerables” usuarios de YouTube a videos de contenido injurioso que promocionaban inversiones ilegales.

Los diez primeros asociados de BitConnect publicaron hasta 70.000 horas de contenido sin editar en YouTube, que obtuvieron 58 millones de  vistas. En contraste, algunos usuarios notificaron a YouTube de las actividades fraudulentas de la plataforma y publicaron videos con títulos como ‘¿Cómo funciona la estafa de BitConnect en mayor detalle?’, ‘Craig Grant explica la estafa de BitConnect’, y otros.

David Miller, del bufete Silver Miller, explicó que “el caso no es que YouTube sea el vocero o editor del contenido de su página web. Al contrario, la responsabilidad cae en incapacidad de YouTube para actuar a sabiendas del daños que el contenido publicado era fácilmente previsible, según plantearon sus socios publicitarios”.

Los demandantes dicen que si YouTube hubiese hecho una investigación apropiada de sus bases de datos, hubiese eliminado los videos de BitConnect y que en su lugar, YouTube aceptó un creciente número de videos relacionados con la plataforma que resultaron en numerosas víctimas, incluyendo a los miembros del colectivo demandante.

El documento también hace referencia a Google, compañía que cambió la política de sus productos financieros para prohibir todo tipo de publicidad relacionada a las criptomonedas y demás contenido asociado debido al daño potencial que pudieran causar en los usuarios de las diversas plataformas de Google, dentro de las que se incluye YouTube.