El pasado 4 de julio se celebró en Santiago de Chile el Seminario Internacional de Innovación en Ciberseguridad en donde participó Danic Maldonado, comisario de la Brigada Investigadora del Cibercrimen, departamento adscrito de la Policía de Investigaciones de este país.

En su ponencia, “Situación actual del país en cuanto a amenazas cibernéticas y posicionamiento de la institución”, habló sobre crímenes digitales que han afectado a varias empresas locales.

En una nota publicada por un diario local, confirmó que varias empresas se han visto afectadas por ataques informáticos, como casos de ransomware (programa dañino que restringe el acceso del usuario a determinados archivos y pide un rescate a cambio de quitar dichas restricciones) en los que los perpetradores solicitaban pagos en criptodivisas.

El comisario hizo mención en la conferencia, de una “importante multinacional de seguros” que ha tenido que emplear mayor y mejor seguridad informática para poder repeler los ataques de los delincuentes.

De igual manera, se refirió a hechos en donde delincuentes utilizan las criptomonedas para realizar lavado de dinero proveniente de delitos y considera que su rastreo es mucho más complicado. La asociación de criptodivisas al lavado de dinero hace que algunas autoridades del país vean con desconfianza su uso y consideren su regulación.

Una de las personas que comparte esa desconfianza es Eric Parrado, ex-superintendente de bancos, que hizo un hilo en Twitter en donde explica su punto de vista en cuanto a las monedas digitales y expresó que “la anonimidad en la propiedad de las criptomonedas las hace vulnerables al uso para lavado de dinero y financiamiento del terrorismo”.

De esa manera se creó un debate dentro de la plataforma entre el ex-funcionario y Guillermo Torrealba, CEO de la casa de cambio Buda, que argumentaba que su mal uso no debería ser determinante para ser calificada de manera negativa.