De acuerdo con numerosas investigaciones – siendo la más reciente del Wall Street Journal – hay un número cercano a US$ 4 millones desaparecido en Bitcoin, siendo la mayoría de estas monedas minadas en períodos comprendidos entre los últimos 2 y 7 años.

No obstante, no existe una verdadera forma de determinar cuánto Bitcoin se ha “perdido” y cuánto simplemente está siendo acumulado por sus dueños, debido a que no se han realizado transacciones desde hace casi 10 años.

Entre las monedas “perdidas”, 1 millón pertenecería al misterioso (o misteriosa) Satoshi Nakamoto, lo que evidentemente genera muchísima especulación y expectativa con respecto al futuro inmediato de las mismas.

Asimismo, vale destacar que la venta de un millón de unidades de BTC podría tener implicaciones catastróficas para el mercado, incluso alejando a grandes potenciales inversionistas del mismo.

También existe la posibilidad de que las monedas se hayan perdido por completo, pero de momento no se sabría si realmente están o no fuera de circulación, lo que contribuiría con la especulación e incertidumbre del mercado.

Sea cual sea el caso, es bien sabido ya que un gran número de Bitcoins se ha perdido por diferentes razones, ya sea monedas enviadas a direcciones inexistentes, wallets perdidos debido a hard drives estropeados e incluso contraseñas olvidadas.

Asimismo, ha surgido un nicho de mercado que ofrece sus servicios a usuarios desesperados por recuperar sus fondos, evidentemente bajo la obligación de compartir un porcentaje de los mismos con los profesionales.

Para evitar este tipo de situaciones, muchos expertos recomiendan realizar un respaldo del wallet, tratando de descentralizar en mayor medida todos los fondos. En caso de un wallet en hard ware, es importante siempre hacer respaldos de las recovery seed. También sería importante escribir las contraseñas en lugares seguros, y mantenerlas siempre offline para minimizar el riesgo de hurto.