Las Guacamayas son uno de los tipos de loros más apreciados por su belleza tropical.

Los loros son unos de los animales más inteligentes que existen; no obstante, hasta el momento se desconocía por qué terminaron siendo más inteligentes que otras aves.

Sobre esto, un nuevo estudio arroja evidencias respecto a que los loros tienen un circuito cerebral de mayor tamaño, con características similares al cerebro de los mamíferos, lo que les permite pensar.

¿Por qué el hámster siberiano pierde peso cuando se acerca el invierno?

Dentro de la familia de los loros se incluyen las guacamayas, los keas, los loros grises africanos, las cacatúas, entre otros.

Todas estas aves comparten una serie de habilidades cognitivas sorprendentes que les permiten construir herramientas, reconocer su imagen en un espejo y entender que otros tienen sus propios pensamientos, además de la capacidad de aprender y expresarse a partir de un lenguaje.

Tras diversos estudios, estas habilidades se han relacionado con el tamaño de la masa cerebral, ya sea en su totalidad o de estructuras específicas, tales como la corteza prefrontal, en los humanos o un área del cerebro de las aves llamada Palio.

Sin embargo, si hablamos en términos de inteligencia y habilidades cognitivas superiores, mas allá de las características estructurales del cerebro, lo importante son las características de los sistemas neuronales y la forma en la que estos sistemas transmiten la información en todo el cerebro.

Teniendo esto en cuenta, recientemente se logró identificar un circuito neuronal específico en el cerebro de los loros que puede estar relacionado con sus habilidades intelectuales.

El cerebro de los loros es distinto al de otras aves

Loro Gris Africano.

La investigación estuvo dirigida por el Psicólogo Cristián Gutiérrez-Ibáñez, de la Universidad de Alberta, a partir de la que se logró identificar que el núcleo espiforme medial (SpM) de los loros cumple funciones similares a las desempeñadas por los núcleos pontinos en los primates.

En los primates, los núcleos pontinos transfieren la información entre la corteza cerebral y el cerebelo, permitiendo el procesamiento de la información a niveles sofisticados, además de comportamientos ajustados a los requerimientos situacionales.

Vale acotar que en los primates y en los humanos, estos núcleos son más grandes que en otros mamíferos, lo que tiene sentido en atención a la superioridad cognitiva mostrada por ambas especies.

Las aves también tienen este núcleo, pero es de un tamaño significativamente menor. Sin embargo, el núcleo espiforme medial, que se encuentra en otro lugar del cerebro, cumple funciones similares.

Específicamente, se encarga de transmitir información entre la corteza cerebral y el cerebelo, participando en los procesos de aprendizaje, el control motor, la coordinación y el equilibrio.

De esta manera, la transmisión de la información entre estas dos estructuras facilita la planificación y ejecución de comportamientos de orden superior, lo que representa un gran ejemplo de la evolución convergente entre aves y mamíferos, a partir de lo que, rasgos similares, han surgido de forma independiente en las diferentes especies.

Para lograr esto, Gutiérrez-Ibáñez y el resto de los científicos se dedicaron a observar el cerebro de aproximadamente 100 aves, tales como pollos, pájaros cantores, búhos y loros, encontrado que el SpM de los loros es de dos a cinco veces más grande que en otras aves.

Aún queda esperanza para otras aves

Se ha demostrado que los cuervos pueden resolver problemas complejos.

Por su parte, es necesario tener ciertas consideraciones a la hora de tomar estos resultados como definitivos, puesto que según otros estudios, la inteligencia de las aves va mucho más allá del tamaño del SpM, ya que se ha observado que estos animales tienen más neuronas a nivel cerebral que los mamíferos, lo que incluye a los primates.

Adicionalmente, aún falta explicar por qué los cuervos, que tienen capacidades cognitivas y comportamientos muy similares a los de los loros, no parecen tener un núcleo espiforme medial tan grande.

¿Por qué no se electrocutan los pájaros al posarse en los cables?

En torno a esto, los expertos concluyen que si bien las habilidades intelectuales parecen estar relacionadas a este núcleo, la inteligencia va mucho más allá de esto, pues surge de la interacción de varios elementos cognitivos.

Finalmente, los investigadores se han trazado por objetivo estudiar más detalladamente este núcleo a fin de caracterizar más ampliamente su función e identificar los tipos de información que procesa, lo que, en el futuro, puede aumentar la comprensión de la cognición humana y el rol de los núcleos pontinos en esta.

Referencia: Parrots have evolved a primate-like telencephalic-midbrain-cerebellar circuit, (2018). https://doi.org/10.1038/s41598-018-28301-4

Más en TekCrispy