El vicegobernador del Banco de la Reserva de Zimbabue, Mangudya, comentó que la entidad se encuentra evaluando la posibilidad de aplicar la tecnología blockchain, la cual consideró como “un desarrollo innovador de dimensiones globales”.

El anuncio fue dado durante una reunión sobre “Alpha Media Holdings Banks”, este miércoles, en donde se plantearon temas de concernencia internacional como las aplicaciones de la blockchain, la cual está siendo considerada por entes bancarios en muchos territorios, como el reino Unido, China y Suráfrica.

Una aclaratoria que hizo Mangudya, que imita muchas de sus colegas, hace referencia a como las autoridades bancarias del país están tomando en cuenta sólo la blockchain y no a las criptomonedas –vetadas oficialmente por las instituciones financieras– y catalogadas como “inferiores a la blockchain, pues ésta engloba todo y otros casos de uso de mayor variedad para las distintas industrias”.

En cuanto a este punto agregó que:

A lo que nos oponemos, como siempre he dicho, es a hacer cosas que no están reguladas porque necesitamos saber dónde se extraen estos bitcoins y queremos rastrearlos. Entonces, aunque queremos abarcar varias cosas, necesitamos saber de dónde vienen. Si adoptas las plataformas de banca móvil, necesitamos saber que existe una cuenta de fideicomiso. […] Si estás invirtiendo en dinero virtual, queremos saber de dónde se está extrayendo. De hecho, las criptomonedas son como el dinero móvil, porque necesita una billetera en donde depositarlas, pero el problema es cuál es su origen y cómo lo hacen.

Estas opiniones se dan en un momento de tensión en el país, en donde se han establecido regulaciones restrictivas en relación con el comercio con monedas digitales, vetadas de los entes financieros desde el pasado mes de mayo.

Muchos en los medios han comentado que estas opiniones de Mangudya representan un claro ejemplo de cómo el comercio descentralizado ha caído víctima de medidas ilógicas por parte de reguladores no bien instruidos en el tema.

De hecho, desde finales de mayo, una cantidad significativa de compañías y exchanges enfocados en criptomonedas han dejado la región en búsqueda de otras jurisdicciones menos restringidas y más abiertas al progreso descentralizado.