Esta semana se celebra la Astana Finance Day, la primera conferencia internacional que pretende celebrar que la capital de Kazajistán se está transformando en uno de los centros financieros más importantes de la región. Para ello han invitado a académicos y altos ejecutivos de las más importantes compañías con las que negocia el país, entre ellos, Herman Gref.

Herman Gref es el CEO del banco estatal más grande de Rusia, Sberbank, al ser entrevistado por reporteros en la conferencia quienes preguntaron si el consideraría a las criptodivisas como una posible alternativa del dinero fiduciario, este respondió que no veía al gobierno estatal “cediendo su rol centralizador”.

En la capital kazaja, Gref repitió el comentario que ya había hecho en anteriores ocasiones sobre el rol de las criptodivisas en el futuro de la economía: “Si veo una posibilitad de uso global para criptodivisas como alternativa al dinero fiduciario? no lo veo y lo he dicho muchas veces”.

“No creo que el estado está listo para ceder rol centralizador en la emisión de dinero fiduciario a otra institución no centralizada” dijo quien fuera ministro de economía de Rusia.

La semana pasada, Gref al ser entrevistado por la cadena local de su país, Kommersant comento que “no recomendaría comprar criptodivisas a los que no le guste jugar en un casino”.

Las palabras de Gref reflejan el estatus regulatorio de las criptodivisas en Rusia. Esta semana es la fecha límite que tienen las nuevas legislaciones para convertirse en leyes que cimientan las criptodivisas como una clase separada de activo exento de estatus como unidad monetaria.

Sin embargo Sberbank ha comenzado a incrementar su interacción con criptodivisas en el periodo previo de la entrada de las nuevas regulaciones, revelando sus planes para lanzar un fondo de inversión basado en criptodivisas el mes pasado.