Es una frase muy común en lo que a decisiones de vida respecta: ¡Debes encontrar tu pasión! Como si esto fuese tan sencillo como suena y, tan solo observando alrededor, encontraríamos algo que nos apasione de por vida.

La verdad es que, de acuerdo a los Psicólogos, a pesar de que las personas puedan tener buenas intenciones cuando invitan a los demás a encontrar sus pasiones, esta recomendación no es más que un cliché y, de hecho, un mal consejo.

Esta recomendación, según expertos, termina siendo un mal consejo, puesto que se crea la noción de que las pasiones son algo que esta prediseñado y casi perfectamente completo, algo que solo debe ser encontrado, por lo que termina obstaculizando la capacidad de las personas para desarrollar intereses y competencias.

El Psicólogo Paul O`keefe, precursor de esta investigación, originaria de Singapur, que además contó con la colaboración de otros expertos en el área de la Universidad de Stanford, plantea:

“Las personas suelen recomendarle a otras que encuentren sus pasiones, generalmente, con buenas intenciones, transmitiendo el mensaje de que no es necesario preocuparse por el talento, pues debemos encontrar lo que es significativo e importante para nosotros, en independencia de las presiones sociales y económicas”.

No obstante, las creencias que se pueden desarrollar a partir de recomendaciones tales como esta, pueden terminar siendo un obstáculo en el desarrollo personal y profesional de los individuos, según los resultados obtenidos.

Así, en la investigación, se realizaron una serie de experimentos con estudiantes a fin de determinar hasta qué punto los intereses personales se mantienen en el tiempo, siendo fijos, o se van desarrollando a medida que atravesamos procesos de crecimiento.

En uno de estos experimentos, se encontró que los estudiantes que adoptaban una posición fija e inflexible en torno a sus intereses, disfrutaban en menor medida de un artículo que no tenía relación con las preferencias que manifestaron.

En otra prueba, se expuso a los estudiantes a un video sobre astronomía y astrofísica; sin embargo, cuando se les solicito que leyesen un artículo especializado sobre estos mismos temas, el interés decayó; aún mas, la disminución del interés fue de mayor magnitud en estudiantes que tomaban sus intereses como estructuras fijas.

Teniendo esto en cuenta, al considerar los avances educativos y la importancia de la practica interdisciplinaria, es más beneficioso tener apertura y flexibilidad en torno a los intereses, puesto que, al mantenerse abiertos respecto a la idea de que los intereses pueden cambiar, tenemos una mayor capacidad de hacerle frente a los desafíos de perseguir nuestras metas, a pesar de que pueda ser difícil.

En palabras de Gregory Walton, un colaborador de la investigación proveniente de la Universidad de Stanford:

“Si nos limitamos demasiado y nos comprometemos con un área, pudiésemos estar evitando desarrollar experiencias e intereses importantes en la vida (…) muchos avances en las ciencias y en los negocios suceden cuando las personas unen diferentes campos”.

De esta manera, los investigadores recomiendan que, en lugar de invitar a las personas a encontrar sus pasiones, lo más adecuado es promover el desarrollo de intereses, puesto que, aunque solo sean palabras, los significados son diferentes, ya que de una forma se adopta un rol pasivo, mientras que de la otra se invita a adoptar un rol más activo.

Referencia: Implicit Theories of Interest: Finding Your Passion or Developing It?. https://doi.org/10.1177/0146167215596988