Al parecer, el lujo se relaciona con la testosterona.

Cuando los hombres cuidan mucho de su imagen, se les suele considerar como vanidosos, tildándolos como metrosexuales y, hasta poniendo en tela de duda su orientación sexual, sobre la base de estereotipos absurdos.

Sobre esto, a partir de una investigación reciente se descubrió que cuando los niveles de testosterona son altos en los hombres, también se incrementa su preferencia por productos de gran calidad, o de lujo.

Para llegar a esta conclusión, un equipo compuesto por investigadores de distintas nacionalidades, trabajo con un grupo de más de 240 hombres; a la mitad de esta muestra se les administró testosterona adicional, mientras que los demás recibieron placemos.

Luego de esto, los participantes fueron expuestos a marcas reconocidas como H&M y Lacoste, además de productos de lujo, tales como relojes y pantalones de gran calidad.

Al hacerlo, se observó que los hombres a los que se les había administrado la hormona, mostraban una mayor tendencia a preferir tanto las marcas de lujo como los productos más elegantes; incluso, esto se presentó de forma constante, a pesar de que los hombres manifestaron saber que los productos escogidos eran de una calidad similar a los de otras marcas menos reconocidos.

Adicionalmente, se observó que cuando los productos y las marcas eran presentados con un lenguaje refinado y elegante, el efecto de la testosterona se potenciaba aun más en relación a impulsar sus preferencias hacia los artículos de lujo.

Es importante acotar que esta se trata de una investigación innovadora, teniendo en cuenta que los efectos hormonales de este tipo solo habían sido probados eficazmente con animales.

Por ejemplo, se sabe que el plumaje llamativo del pavo real, las grandes cornamentas de los ciervos y otros rasgos exagerados en los machos, les dan ventaja a la hora de conseguir pareja y reproducirse, lo que está asociado a aumentos en la testosterona.

De esta manera, pudiese pensarse que el aumento de la testosterona en los hombres, los impulsa a seleccionar las mejores marcas y los productos más lujosos, a fin de hacerles más llamativos ante las mujeres y ser exitosos en la conquista y, posiblemente, posterior reproducción y conservación de la especie.

No obstante, debemos tener cuidado a la hora de establecer relaciones causales, puesto que, siendo un estudio pionero en seres humanos, sería muy arriesgado hacer afirmaciones taxativas. Especialmente teniendo en cuenta que hay investigaciones que plantean que, más bien, el comprar artículos lujosos es la causa de los aumentos de testosterona.

De esta manera, los autores recomiendan replicar la investigación incluyendo la influencia de variables tales como los ingresos económicos, la edad, diferencias socio-culturales, e incluso, incluir mujeres en el estudio.

Referencia: Single-dose testosterone administration increases men’s preference for status godos, (2018). https://doi.org/10.1038/s41467-01804923-0