A finales del año 2016 y principios de 2017, al menos 24 diplomáticos estadounidenses en Cuba se quejaron de pérdida de audición, náuseas, pérdida de equilibrio y dolores de cabeza. En ese momento, los médicos, los investigadores del FBI y las agencias de inteligencia de los Estados Unidos intentaron identificar la fuente de los misteriosos síntomas, y se propuso que los empleados fueron víctimas de un ataque acústico.

Luego de realizar sus análisis, los médicos tratantes de los curiosos casos  expresaron que los síntomas se asemejaban a “una conmoción cerebral sin conmoción cerebral” o una lesión cerebral leve sin ningún signo obvio de trauma.

La causa del dolor de cuello probablemente tenga poco que ver con una mala postura

En la actualidad, algunos de los diplomáticos afectados y otros empleados presentan daños cerebrales leves y trastornos sanguíneos, y dos pueden haber perdido la audición de manera permanente.

Aquí está lo más extraño: nadie parece saber qué podría estar causando estos efectos en los funcionarios diplomáticos. Los expertos que han investigado el problema están desconcertados. La hipótesis de un ataque con un arma sónica previamente desconocida o algún tipo de envenenamiento, siguen sin comprobarse.

En este contexto, el Dr. Robert Bartholomew, experto en enfermedades psicogénicas masivas, propone una nueva explicación a los síntomas descritos por los funcionarios estadounidenses.

De acuerdo con el experto, los extraños síntomas experimentados en múltiples episodios internacionales podrían no ser el resultado de un ataque con una exótica arma sónica para la que no hay pruebas reales, sino que se trata de un caso de delirio de masa contagioso.

El Dr. Bartholomew ha escrito extensamente sobre la enfermedad psicógena masiva: brotes rápidos dentro de grupos colectivos, que muestran una variedad de síntomas que no tienen una base orgánica plausible.

La afección se considera parte del fenómeno médico y social más amplio de la histeria colectiva, del que se ha observado, causa ilusiones y síntomas colectivos en un grupo de personas, no sólo en los últimos tiempos, sino también a lo largo de la historia.

El trauma emocional y el miedo son la causa más probable del "Síndrome de La Habana"

De acuerdo con el experto, eso es exactamente lo que estamos viendo ahora, y asegura que “las armas sónicas” no pueden causar conmociones cerebrales ni cambios en el tracto blanco; es físicamente imposible.

Debido a que este inquietante misterio ya no es sólo un acertijo científico, sino un arriesgado ejercicio estratégico de política internacional, se desconoce si la hipótesis de histeria colectiva (o alguna otra) será reconocida públicamente por el gobierno de Estados Unidos, incluso si todo ha sido causado por algo que solamente existe en la cabeza de las personas.

Referencia: Neurological Manifestations Among US Government Personnel Reporting Directional Audible and Sensory Phenomena in Havana, Cuba. Journal of the American Medical Association (JAMA), 2018. https://doi.org/10.1001/jama.2018.1742

Más en TekCrispy