Se supone que cuando se tiene una relación de pareja, ambos miembros deben trabajar como un equipo, especialmente ante situaciones difíciles, lo que se traduce en bienestar y satisfacción con la relación.

Sobre esto, un estudio reciente ha demostrado que, ante eventos estresantes, resulta más importante abstenerse de comportamientos negativos en el marco de la relación de pareja, que mostrar comportamientos positivos.

Acariciar gatos y perros puede ayudarte a lidiar con el estrés académico

El estudio estuvo encabezado por Keith Sanford, Profesor de Psicología y Neurociencias en la Universidad de Artes y Ciencias de Baylor y demostró que en comparación con los comportamientos agradables, las conductas negativas suelen desencadenar respuestas intensas e inmediatas.

En palabras de Sanford:

“Cuando las personas enfrentan eventos estresantes de la vida, se vuelven más sensibles a los comportamientos negativos de sus parejas, como cuando el otro miembro parece pelear mas, estar más emocional, aislarse o ser incapaz de cumplir ciertas expectativas (…) por el contrario, disminuye la sensibilidad ante los comportamientos positivos, como consolarse el uno al otro.

Para llevar a cabo la investigación, Sanford, junto a Alanna Shelby Rivers, candidata al Doctorado en Psicología y Neurociencias, encuestaron a parejas que estaban viviendo momentos estresantes a fin de evaluar su comportamiento, la satisfacción en torno a la relación de pareja, su bienestar personal y la calidad de vida.

En total, se llevaron a cabo dos pruebas, utilizando información de personas en internet. En la primera prueba, 325 parejas informaron que habían vivido al menos una de las seis posibles situaciones estresantes planteadas el último mes, dentro de lo que se incluyo: perder el trabajo, convertirse en cuidador de un familiar de edad avanzada, la muerte de uno de los padres, la muerte de un niño, no tener recursos económicos para satisfacer las necesidades básicas, caer en bancarrota, perder la hipoteca, entre otras.

En la segunda prueba, se incluyeron 154 personas con una relación de pareja estable que estaban diagnosticadas con alguna enfermedad grave, cumpliendo alguno de los dos siguientes criterios: debía ser un padecimiento que necesitase de hospitalizaciones frecuentes o un trastorno crónico grave que amenazara la vida.

De estas personas, todos afirmaron que habían ido, al menos, en una oportunidad al médico para el tratamiento de sus enfermedades.

Luego, los investigadores emplearon una escala con 18 ítems, de los cuales 9 se correspondían a comportamientos negativos, mientras que 9 se referían a comportamientos positivos.

De esta manera, a las personas se les solicito que recordaran durante el último mes y que describiesen con pocas palabras sus recuerdos respecto a sus interacciones como pareja, especificando, además, la frecuencia con la que ocurren los tipos específicos de interacciones planteadas.

En la misma línea, a todas las personas se les pregunto respecto a cuan gratificantes eran sus relaciones, que tanto bienestar experimentaban y cómo evaluaban su calidad de vida.

¿Cómo pueden los estudiantes universitarios lidiar con la ansiedad?

En atención a esto, los resultados parecen indicar que cuando las situaciones estresantes que afronta la pareja están relacionadas a eventos médicos, se muestran menos comportamientos negativos que cuando se afrontan otros problemas estresantes.

Por último, los autores concluyen que si bien es normal que se emitan comportamientos positivos y negativos en torno a la relación de pareja cuando se afrontan situaciones difíciles, si el objetivo es aumentar el bienestar y disminuir el estrés, parece ser más importante reducir los comportamientos negativos que aumentar las conductas positivas.

Referencia: Negative relationship behavior is more important than positive: Correlates of outcomes during stressful life events, (2018). http://dx.doi.org/10.1037/fam0000389

Más en TekCrispy