Un tribunal federal de Virginia, en Estados Unidos, ha tomado una decisión controvertida que afecta directamente a los fotógrafos y creadores de imágenes que se divulgan en Internet, y ha dictaminado que es justo encontrar una foto en la web y luego compartirla sin permiso en un sitio web comercial.

La medida se produce luego de una disputa legal por los derechos de autor de un fotógrafo llamado Rusell Brammer, quien encontró una de sus fotografías en un vecindario de Washington, recortada y utilizada por un sitio web que promocionaba el Festival de Cine de Virginia del Norte.

Fotografía de Rusell Brammer en su catálogo de Flickr

El autor de la fotografía envió una carta a Violent Hues Productions, la empresa detrás del festival, pidiéndoles que eliminaran la imagen. Posteriormente, demandó a la empresa por infracción de derechos de autor.

Fotografía de Rusell Brammer recortada en el sitio web del festival

Actualmente, el uso de material protegido por derechos de autor en Estados Unidos es legal dependiendo de cuatro factores:

  • El propósito y el carácter del uso, incluso si se transforma la obra para uso comercial.
  • La naturaleza del trabajo protegido por derechos de autor.
  • La porción del trabajo que se utiliza.
  • Cuánto afecta su uso al mercado y/o al valor del trabajo.

Considerando estos cuatro aspectos, el Juez de Distrito Claude M. Hilton del Distrito Este de Virginia, concluyó que el uso de la fotografía de Brammer por parte del festival se ajusta a los criterios de ‘uso justo’.

Instagram sufre un ataque de phishing que acusa a sus usuarios de violar el copyright

Según el fallo del Juez, el uso de la imagen fue justo porque se utilizó en un sitio web comercial de manera no comercial, y fue más informativo que expresivo. Asimismo, el dictamen asegura que su uso fue de ‘buena fe’, porque la empresa encontró la imagen en Internet, no vio ningún aviso de derechos de autor, consideró que estaba a disposición del público y la eliminó del sitio web cuando el fotógrafo lo solicitó.

Finalmente, el Juez dictaminó que la fotografía de Brammer era más objetiva que creativa, y el hecho de que había sido publicada previamente en varios sitios webs desde 2012 fue uno de los argumentos más sólidos para no tener en cuenta la demanda del fotógrafo. Además, haber recortado la foto para este uso justo, no perjudicó la marca comercial del autor, otra de las razones para el fallo.

Por su parte, Stephen Carlisle, oficial de derechos de autor de Nova Southeastern University, refutó la decisión del tribunal y afirmó que este tipo de fallos perjudica seriamente las protecciones de derechos de autor de los fotógrafos.

Más en TekCrispy