Un templo budista de la región de Longquan, en Beijing, cuenta con un ‘monje robot’ llamado Xian er, cuyo diseño está basado en el popular personaje chino de dibujos animado que lleva el mismo nombre, y que fue creado para cumplir tareas informativas dentro del templo a fin de colaborar con el trabajo de los monjes humanos.

La altura de este monje robot es de aproximadamente medio metro, y es capaz de hablar un poco si el usuario interactúa con la tableta que está dispuesta en la zona media de su cuerpo. Según medios locales, Xian er está ubicado junto a uno de las paredes del templo, esperando que alguna persona interactúe con él.

Además, se pudo conocer que este monje robótico representa una de las tres versiones que existen de este ejemplar en el mundo, sin embargo, es el único que está habilitado en esta zona de Beijing para recibir a los visitantes más pequeños. De hecho, los niños pueden interactuar con el robot a través de la pantalla táctil de la tableta o incluso por control remoto.

En relación a las palabras que pronuncia Xian er, el robot es capaz de hacer cientos de preguntas diferentes, sin embargo, en vez de funcionar como un asistente inteligente al estilo de Siri o Alexa, está entrenado para ofrecer las mismas respuestas que daría un maestro humano del templo.

Su comportamiento es bastante pacífico, tal y como el de un monje, y su interacción con objetos y personas se da de forma sosegada. La versión robótica de Xian er fue creada en 2015 con la colaboración de varias compañías chinas, incluidas iFlytek y Tencent, ampliamente conocidas en el sector de la robótica del país asiático.

Xian er pretende ser una especie de mediador, que contribuye a inculcar a los niños sobre las enseñanzas de buda, pero adaptado a las nuevas tecnologías del siglo XXI. En el continente asiático, los religiosos han abrazado con entusiasmo estas tecnologías, y es que recientemente informamos sobre una empresa japonesa que anunció su servicio digital de budismo y meditación, a través de un altavoz inteligente que permitirá a los usuarios escuchar las enseñanzas de los oradores en función de su estado de ánimo.