El progreso que la ciencia médica ha logrado en los últimos años ha mejorado la vida de muchas personas con dolencias devastadoras. Si bien la maternidad es muy significativa para muchas mujeres, algunas se ven privadas de ella debido a condiciones excepcionales.

Pero un avance presentado en la 34ª Reunión Anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología celebrada en Barcelona, ​​España, ofrece una esperanza para estos casos, ya que han logrado crear un ovario artificial que podría ayudar a las mujeres a producir óvulos de manera natural.

La técnica se ha desarrollado para ayudar a las mujeres que se enfrentan a tratamientos contra el cáncer y otras enfermedades severas que pueden potencialmente producir infertilidad.

El equipo de Copenhague demostró que un ovario fabricado en laboratorio podría mantener vivos los óvulos humanos durante semanas, lo que representa un importante y crucial paso.

Los investigadores diseñaron un andamio en el que las células en etapa inicial pueden desarrollar folículos ováricos funcionales, pequeños sacos llenos de líquido que contienen los óvulos de una mujer. El ovario artificial consistiría en el andamio, que provendría del propio tejido de la propia mujer o donado, combinado con sus propios folículos.

Los investigadores indican que esta podría ser una alternativa más segura que el procedimiento actual para preservar la fertilidad después de tratamientos médicos severos, la cual consiste en la extraer y congelar el tejido ovárico antes de los tratamientos.

Luego, finalizado el tratamiento, el tejido vuelve a colocarse y las mujeres pueden tener bebés de forma natural. El inconveniente de este enfoque recae en que ciertos tipos de cáncer pueden invadir el tejido ovárico y este procedimiento reintroduciría células cancerígenas en el cuerpo de la mujer. Por lo tanto, los médicos generalmente no ofrecen esta opción a pacientes de alto riesgo.

El equipo probó el ovario artificial implantando uno que contenía 20 folículos humanos en un ratón; los investigadores mostraron cómo una cuarta parte de los folículos sobrevivió durante al menos tres semanas. Durante ese tiempo, se evidenció el crecimiento de vasos sanguíneos alrededor del ovario implantado para mantenerlo nutrido mientras estaba en el en el ratón.

La Dra. Susanne Pors, coautora de la investigación afirma que, a pesar que los resultados observados hasta ahora representan un importante avance, pasarán muchos años antes de que los ovarios artificiales estén disponible como una alternativa clínica.

En palabras de la Dra. Pors: “Podría tomar de cinco a 10 años de trabajo antes de que los ovarios artificiales estén listos para los ensayos en humanos.”

Los investigadores advierten que los ovarios artificiales implantados podrían ayudar, además de las pacientes oncológicas, a mujeres con otras afecciones que requieren terapias duras, como la esclerosis múltiple y el trastorno sanguíneo beta talasemia, e incluso podría funcionar para mujeres que experimentan menopausia temprana.