El Ministerio de Defensa de Rusia utilizará la tecnología blockchain para mitigar los ataques de ciberseguridad. El laboratorio de operaciones está siendo construido en un parque tecnológico militar llamado ERA. El proyecto será implementado por la Octava Dirección Principal del Ministerio de la Defensa, institución encargada de proteger los secretos del estado.

En la opinión de los expertos, esta tecnología será útil para que el ejército ruso proteja las bases de datos y detectar ataques de hackers. El portal Izvestia, reportó que el ministerio está investigando la posibilidad de que se aplique tecnología blockchain en diversas etapas de detección de ataques informáticos.

El experto de una compañía del antivirus Kapersky Lab, Alexei Malanov, explicó cómo la tecnología blockchain puede detectar el rastro de un ciberataque: “a menudo, cuando un intruso entra en un dispositivo, el atacante limpia la ubicación del registro de acceso, ocultando los rastros del ataque. Utilizando un registro distribuido en varios dispositivos, se puede minimizar este riesgo”.

La tecnología blockchain se ha vuelto bastante útil para algunas organizaciones civiles, como la industria farmacéutica, de alimentos o en bancos, y podría funcionar para el sector militar, según opina el presidente del Consejo del Fondo de Desarrollo de Economía Digital, German Klimenko, quien es además, es uno de los asesores de Vladimir Putin con respecto al desarrollo de políticas públicas enfocadas en el ciberespacio.

“Los virus cambian el software o el código de datos e intentan ocultar este hecho a partir de los controladores de integridad de datos”, dijo Klimenko. “Por su naturaleza, una cadena de bloques puede ser el depósito del código de referencia y proporcionar verificación y validez independientes de los datos y códigos. En mi opinión, el Ministerio de Defensa es el impulsor de la investigación de muchos temas de tecnologías de la información, y es útil para toda la industria”, añadió.

Como historial sobre usos de la tecnología blockchain en instituciones gubernamentales, la OTAN está aplicándola para proteger información financiera y cadenas de logística, mientras que el Pentágono, en Estados Unidos, está diseñando un sistema de transferencia de documentación protegida contra hackers.