En medio de un período de incertidumbre dentro de varias regiones cuyas autoridades no han aclarado su marco legal en cuanto a las criptomonedas, muchos inversores o entes financieros permanecen desconfiados sobre el sector descentralizado.

Similarmente, el Banco Central de Finlandia publicó recientemente un documento sobre porque “las criptomonedas son sólo una ilusión” y “una falacia” para la economía.

El documento fue redactado por Aleksi Grym, el jefe de servicios digitales de la entidad, explica qué tan “distorsionado el concepto financiero está hoy en día y cómo los medios sociales y el internet hay ayudado a crear confusión sobre lo que es una realidad y ficción”.

Además, Grym agregó que:

Las criptomonedas son parte de un sistema de contabilidad para activos inexistente. Las tecnologías de contabilidad distribuida, como la blockchain, son en realidad las mismas que otros sistemas de mantenimiento de registros, sólo que éste no está relacionado con las características fundamentales de los activos. […] El hecho de que haya múltiples copias sincronizadas de él, distribuidas a través de una red, es irrelevante, ya que cada uno tiene los mismos datos.

Asimismo, el documento cita varios estudios y comentarios negativos, los cuales hacen referencia al carácter especulativo de las criptomonedas y sobre cómo su valor es “igual a cero” pues son en realidad una burbuja financiera.

Por su parte, Grym estima que el motivo principal tras las inversiones en monedas digitales viene dado por criminales, que persiguen actos de blanqueo de capitales y hackeos conteniendo el beneficio de la anonimidad.

Esta no es la primera vez que un individuo o institución opina negativamente sobre el comercio descentralizado. En este sentido, el CEO de Berkshire Hathaway y economista, Warren Buffett, tiene un amplio historial de “odio público” hacia las criptomonedas, especialmente el Bitcoin, al que no sólo ha llamado “burbuja fraudulenta”, sino “veneno para ratas”.