Cuando adquirimos un nuevo smartphone muchas son las consideraciones que tomamos al respecto, batería, RAM, tamaño de la cámara, si se puede actualizar o no, sin embargo, a veces nos dejamos llevar por todas esas especificaciones, y nos olvidamos de la resistencia que este equipo pueda tener, ¿cuántas veces se te ha caído el móvil?, ¿muchas, pocas?, lo cierto es que nada reemplaza a ese terror que nos da, cuando nuestro equipo se nos sale de las manos o se cae de alguna superficie, sin contar que luego recurrimos a repararlo, pero esto puede ser muy costoso, y si pensamos en el hecho de que en cualquier momento pueda comenzar a fallar tras la caída, esto se nos vuelve una opción impensable.

En tal sentido, alguien ha estado trabajando en evitar que nuestro equipo se lleve un mal golpe. Se trata de Philip Frenzel, un ingeniero de la Universidad de Aalen que proyecta una visión sorprendente y hasta un tanto ficticia.

Frenzel tuvo una idea realmente genial, y es que a su modo de ver, la solución a este inconveniente de las caídas de los teléfonos sería una funda –que el construyó para su iPhone– con un aspecto muy elegante que tuviese internamente un sistema de seguridad, como una especie de airbag inteligente, este se activará solo cuando se detecte que el dispositivo se encuentra en caída libre.

Esta increíble “funda” tendrá ocho delgados resortes de metal, dos en cada esquina del móvil que se activarán cuando el sensor de proximidad interno detecte que se encuentra en caída libre.

Este mecanismo, ayudará a suavizar el golpe de la caída, sin importar de qué manera nuestro equipo se dirige al piso. Aunque, de momento no tiene un sistema que los oculte al momento de levantar el móvil, estas se guardarán fácilmente de manera manual.

Esta idea un tanto alocada, pero que de realizarse sería el sueño de todos, ha ganado el máximo galardón de la Sociedad Alemana de Mecatrónica, una sociedad muy reconocida y que contribuye a impulsar los proyectos que construyen los estudiantes de todo el país.

El galardón fue el primer paso de Frenzel, quién se encuentra trabajando en una patente para su proyecto el cuál dentro de unas semanas, en julio, aparecerá en Kickstarter, un sitio web de micromecenazgo –un mecanismo colaborativo de financiación de proyectos- que ha financiado una amplia gama de proyectos creativos en diversas áreas.

Una propuesta muy prometedora que aunque hasta el momento solo solo se encuentre con el galardon de la Sociedad Alemana de Mecatrónica, de llegar a la producción sería uno de los proyectos más innovadores del momento, y podría convertirse en el primer paso de las fundas de teléfonos al mejor estilo de Transformers.