Un grupo de investigadores de la Universidad Ciudad de Hong Kong ha utilizado microrobots para trasladar un grupo de células a un sitio específico dentro del organismo de animales vivos. En caso de que este enfoque logre ser probado en personas, se podrían utilizar microrobots para transportar células madre a diversas partes del cuerpo lesionadas con el objetivo de repararlas.

Durante los últimos años, los esfuerzos de los científicos se han basado en estudiar la posibilidad de estudiar los microrobots como método de transporte de medicamentos de una parte del cuerpo a otra. En este sentido, se evitaría administrar medicamentos que cuya acción principal se pierde en el cuerpo, así como también los efectos secundarios no deseados.

Con este nuevo experimento, los científicos ejecutaron simulaciones en un ordenador buscando la manera óptima de realizar el traslado. Descubrieron que un microrobot con forma de rebaba funcionaba mejor en sus intentos, por lo que utilizaron una impresora 3D para crear micro robots que pudieran cargar células madre y tejido conectivo.

El robot Handle de Boston Dynamics ahora puede apilar cajas en un almacén

Posteriormente, cubrieron estos robots con níquel para que tuviesen propiedades magnéticas y agregaron titanio para que fuesen biocompatibles. Luego, para el movimiento del microrobot dentro del cuerpo del animal, utilizaron un imán.

Durante las pruebas, los científicos dispusieron los microrobots en embriones de pez cebra y luego los manipularon con el imán. Posteriormente, agregaron a los robots células cancerosas fluorescentes y las colocaron en un ratón vivo, guiándolos a un sitio donde fueron liberadas dichas células.

Luego de verificar el estado del ratón durante varias semanas, descubrieron que el microrobot pudo liberar la carga con éxito, y la ubicación en cuestión brillaba en el escaneo, lo que indicó que las células cancerosas se habían adherido al organismo.

En la publicación, divulgada por la revista Science Robotics, los investigadores revelaron que esperan continuar esta investigación e iniciar los ensayos clínicos en algún momento durante los próximos cinco años.

Más en TekCrispy