Apple quiere hacer lo propio para reducir la dependencia de los principales fabricantes de los componentes de sus dispositivos. Ya vimos cómo un informe de abril reveló que la compañía dejará de utilizar los chips de Intel para Mac en 2020, y ahora, Apple parece estar contando con LG en la fabricación de pantallas OLED, un sector que estaba tomado completamente por Samsung.

Un informe de Bloomberg afirma que LG ha comenzado la producción de paneles de diodos emisores de luz orgánicos para los próximos iPhone, y el primer lote estará listo antes del lanzamiento de la nueva generación de dispositivos el próximo mes de septiembre.

Hasta ahora, Samsung era el único proveedor de pantallas OLED de Samsung, sin embargo, la publicación asegura que LG fabricará entre 2 y 4 millones de pantallas OLED, un número que al parecer, crecerá durante los próximos meses.

La posibilidad más cercana es que LG fabrique la pantalla OLED para uno de los dos modelos que contarán con esta pantalla, mientras que Samsung seguirá siendo el fabricante exclusivo del otro. Dada esta afirmación, se podría decir entonces que LG se encargará de los paneles OLED del iPhone X Plus y Samsung continuará fabricando los del iPhone X.

Bloomberg asegura que cuando LG alcance la meta estipulada por Apple, la compañía de Cupertino no necesariamente renunciará a Samsung, pero si buscará obtener mejores beneficios en relación a los precios de los iPhone de próxima generación.

El informe cita a Jerry Kang, analista senior de IHS Markit, quien afirmó que un segundo proveedor de pantallas OLED para Apple es algo muy importante, no sólo porque reduce su dependencia de Samsung, sino porque le ayudará a acelerar la adopción de las pantallas OLED que es una de las meta de la empresa.

Como sabemos, Apple lanzará sus nuevos modelos de iPhone en septiembre, y dos de ellos utilizarán pantallas OLED, mientras que un tercer iPhone contará con una configuración un poco más modesta, de la mano de un panel LCD.