Un equipo de científicos de Turquía y Estados Unidos ha creado un camuflaje térmico basado en grafeno y lo han utilizado para eludir la detección con cámaras infrarrojas. En concreto, se trata de una película flexible que ofrece la posibilidad de hacer que los elementos fríos puedan parecer cálidos y viceversa.

Los investigadores consideran que sus hallazgos podrían ser útiles para optimizar los actuales dispositivos o equipos de camuflaje. En concreto, este dispositivo emplea energía eléctrica para alterar las características de la película y así cambiar el efecto que esta genera, por ello, es capaz de comportarse como un cuerpo que admite y genera radiación electromagnética pero sin reflejarla.

Según Coskun Kocabas, uno de los autores de la investigación, este camuflaje está inspirado en los calamares, explicando además que el material con el que está fabricado es una fusión entre nylon, polietileno mojado en un líquido que se compone de moléculas cargadas eléctricamente y diversas capas de grafeno.

En el caso del grafeno, se trata del material base de esta película, y es capaz de generar calor en forma de radiación. Los investigadores afirmaron que cuando este dispositivo reposa sobre la mano de una persona, el calor obtenido a partir de la mano es emitido como luz infrarroja, lo que quiere decir que cuando la cámara técnica apunta hacia el dispositivo, se observa la imagen de la mano de la persona.

Lo más revelador de esta tecnología es que también permite cambiar el grafeno en metal, ya que cuando se aplica voltaje a la película, las moléculas que fueron cargadas en la capa de polietileno son incorporadas en las capas de grafeno. De esta forma, se reducen los niveles de luz infrarroja que el grafeno puede emitir.

Los expertos explican que si se aplican tres voltios a esta película y luego la persona se la coloca en la mano, el calor emitido por la mano será camuflado y no podrá ser detectado por la luz infrarroja. A pesar de que podría tener diversas utilidades, el camuflaje adaptativo sería la primera opción, ya que daría la posibilidad de cubrir los radiadores en satélites, crear mejores trajes para las tropas del ejército, etc.

Referencia: Graphene-Based Adaptive Thermal Camouflage. June 27, 2018. DOI: 10.1021/acs.nanolett.8b01746

Escribir un comentario