Cada vez se complica más el panorama regulatorio en Corea del Sur sobre el comercio descentralizado. En un comunicado reciente, las autoridades de supervisión del territorio asiático revelaron que monitorearán las cuentas bancarias usadas para transar con monedas digitales.

La Comisión de Servicios Financieros (FSC) de la región también estará revisando los movimiento comerciales entre las casas de cambios locales e internacionales, a fin de prevenir delitos asociados a blanqueo de capitales, hackeos y otros actos ilícitos fuera del territorio.

A pesar que la mayoría de las gobernaciones a nivel internacional han establecido políticas de supervisión que estipulan la entrega de reportes cada cierto tiempo, esta actividad no garantiza una prevención mayor de delitos.

Sin embargo, los voceros han estimado que para que dicha medida sea efectiva, la FSC necesitaría estar más activa en la supervisión de sus exchanges locales, como la revisión de carteras digitales o cuentas asociadas a entidades bancarias. Aunque, por una parte, la medida podría efectuarse en cuentas relacionadas al bitcoin, otras como ZCash, Monero y Zcoin –también conocidas como monedas privadas– requerirían de una labor más esforzada, considerando que los usuarios podrían esconder sus identidades.

Otro enfoque en este asunto de privacidad es si, por ejemplo, los reguladores financieros observan un movimiento irregular en alguna cuenta de un exchange y notan, a su vez, un alza en el volumen de transacciones hechas en monedas privadas; esto podría presentar una alternativa en materia de supervisión de fondos.

Aún así hay que aclarar que, aunque la medida suene agravante, no pondrá mayores obstáculos en el comercio digital en el país y las casas de cambio podrán seguir operando como lo han venido haciendo, salve que alguna diverja por el mal rumbo.

La prohibición de ICOs y regulación del mercado criptográfico es un tema recurrente hoy en día. China, por ejemplo, ha sido uno de los países más comprometidos con su postura adversa, enfocada en campañas políticas advocadas a las fuertes regulaciones en las que han estado incurriendo en meses pasados.