Nintendo Switch

Un anuncio reciente del Banco Central de las Filipinas reveló que las transacciones entre fíat y criptomonedas han permanecido al alza del mercado desde finales del pasado 2017.

A pesar de las continuas advertencias de las autoridades, el movimiento del mercado no se dio a la baja. Dee hecho, el reporte emitido por el Bangko Sentral ng Pilipinas (BSP) estimó que el índice de conversión de criptomonedas a pesos filipinos llegó a los US$24.16 millones, mientras que la tasa de otras monedas a criptomonedas llegó a US$36.7 millones en el país tan sólo durante el primer trimestre del año.

El año anterior, 2017, también marcó un período de bastante fertilidad en el comercio con monedas digitales, culminando el último trimestre con tasas de transacciones entre pesos y criptomonedas rozando los US$38 millones.

Cabe destacar que uno de los factores que hace de las Filipinas un territorio que impulsa el comercio descentralizado es, inicialmente, debido al hecho que su sistema financiero depende del turismo y de remesas de empleados extranjeros, factores que favorecen las transacciones enfocadas en comisiones económicas y trasfronterizas, como lo han demostrado las criptomonedas.

Otro factor por considerar lo establece la posición de las autoridades del gobierno y entes bancarios sobre el comercio digital con monedas digitales. Aunque sí ha advertido sobre los riesgos que conllevan, no ha impedido ni limitado su uso, transacciones entre el dinero fíat y criptomonedas, incluso ha autorizado las operaciones de ciertas plataformas de intercambio, como Rebittance Inc, Betur Inc (Coins.ph) y Bloom Solutions Inc.

Esta noticia siempre llena de entusiasmo a los inversionistas, pues demuestra qué tan lejos han llegado las criptomonedas, a pesar de las adversidades y opositores.

Por su parte, el país también está dando grandes pasos en materia de desarrollos en Blockchain. El mes pasado, los bancos rurales de las Filipinas revelaron su intención de adoptar la tecnología ledger para hacer un cambio en el estilo de vida de los residentes de zonas populares.