Un nuevo estudio publicado por la revista Nature sugiere que el uso de Inteligencia Artificial (IA) para identificar los fármacos más efectivos, podría representar una amenaza para la industria farmacéutica.

El informe asegura que el desarrollo de ciertos compuestos por lo general tiene un alto costo monetario, por lo que uno de estos compuestos debe estar protegidos por una patente a escala mundial para que dicho proceso sea viable a nivel financiero.

Ahora bien, la publicación argumenta que una patente se concede sólo cuando la aplicación de un compuesto se considera como ‘nueva’ e ‘inventada’, por lo que uno de estos compuestos, cuya efectividad haya sido comprobada por un algoritmo de IA podría ser nuevo, pero no ocurre lo mismo en el caso de que sea inventado, porque el inventor del compuesto podría terminar siendo el algoritmo o su programador.

Esto se debe, según el estudio, a que existe un vínculo entre el algoritmo y la estructura del compuesto, lo que resultaría predecible por los expertos y por lo tanto no sería algo inventado. Además, se asegura que el programador del algoritmo no puede explicar cómo la IA encontró la estructura, lo que dejaría abierta la posibilidad de que nadie haya inventado nada.

En este sentido, asignar y llegar a un acuerdo con respecto a los derechos de propiedad intelectual puede ser un proceso complejo cuando son múltiples las partes que contribuyen a los estudios y descubrimientos importantes.

Finalmente, el estudio sugiere que es necesario adaptar la legislación sobre patentes ante la incursión de la IA en la industria farmacéutica, reconociendo el trabajo de desarrollo a través de una prohibición temporal de la imitación.

Por otra parte, Derek Lowe, especialista del sector, afirma que la publicación de Nature no es del todo correcta, porque las claves para otorgar una patente se basan en ‘novedad’ y ‘utilidad’, lo que quiere decir que no todo lo que descubre la IA son compuestos que serán utilizables en la vida real, sino que simplemente coloca una protección extra al desarrollo del proyecto.