En un comunicado reciente, el exchange Huobi Pro, uno de los principales del mercado, anunció la clausura de operaciones para residentes japoneses el próximo mes de julio.

La noticia se después de la fortificación del marco regulatorio en el país, en donde se exige que los exchanges posean una licencia otorgada por entes oficiales para proveer servicios.

A pesar que Huobi es actualmente el tercero más grande en el mercado, por su volumen de transacciones según Coinmarketcap, aún debe presentar evidencias ante las autoridades de la Agencia de Servicios Financieros (FSA), especialmente sobre su plan de retiro de activos y sobre su registro.

A principios de año, Huobi confirmó su asociación con el ‘SBI Virtual Currency’, un exchange aprobado por la FSA, para lanzar una plataforma regulada en Japón; no obstante, los planes se vieron truncados tras la repentina negativa presentada por la compañía.

Podemos acordar que el retiro de servicios de Huobi Pro del territorio japonés presentará pérdidas sustanciales, debido a que el 13.3% de la clientela de la empresa provienen del territorio asiático; asimismo, el exchange se negó a comentar sobre su interés en registrar una aplicación de licencia con la Agencia Financiera en un futuro.

Esta no es la primera vez que una casa de cambio se despide del país del sol naciente. De hecho, hace pocos meses ‘Binance’, uno de los mayores exchanges a nivel mundial, reveló que su departamento legal estaba sosteniendo negociaciones con las autoridades en asuntos relacionados a su estatus legal en el país, considerando su naturaleza como compañía extranjera.

Y no sólo el comercio digital descentralizado japonés se ha visto cercado, muchos países han estado tras la emisión de regulaciones cada vez más estrictas en contra del mercado de criptomonedas. Mientras algunos gobiernos se han limitado a supervisar exchanges o grupos particulares, otros entes han vetado el comercio y transacciones de raíz, como es el caso de varios bancos centrales, por ejemplo, el banco de la reserva en la India.