El cuidado del cabello es una elección muy personal. Probablemente hayas escuchado que lavarse el cabello con champú a diario hace que el cabello se debilite, por lo que recomiendan reducir la frecuencia del lavado;  sin embargo, no hay una sola respuesta a la frecuencia con la que las personas deben usar champú.

Por lo tanto, la decisión sobre la frecuencia con la que lavar el cabello depende de ciertos factores como el tipo de cabello, la textura del cuero cabelludo, el nivel de grasa del cabello y por supuesto, las preferencias personales de cada persona.

¿Cada cuánto debemos lavar o cambiar las sábanas, toallas y estropajos?

Para los estándares establecidos, la apariencia de cabello graso y sin lavar es generalmente inaceptable, lo que ha llevado a que las personas consideren que pasar más de un día sin lavarse el cabello como un descuido inexcusable.

Al igual que la piel, el cabello se vuelve grasoso por la acción de las glándulas sebáceas las cuales producen sebo, una sustancia aceitosa que humecta y aporta una capa protectora para el cabello, evitando que se reseque.

Estas glándulas se encuentran junto a las raíces del cabello en la capa de piel llamada dermis. Los canales de las glándulas sebáceas conducen al folículo piloso; así es como el sebo sale de la piel y llega al cuero cabelludo.

Ahora, cada uno de nosotros produce una cantidad de sebo diferente. Todo, desde la genética hasta las hormonas, afecta la cantidad de sebo que producimos en un momento determinado.

Cuando utilizas champú para lavarte el cabello remueves la suciedad, los desechos y los olores indeseados, lo que proporciona una apariencia aseada y pulcra; sin embargo, eliminas las sustancias grasas, por lo que hacerlo con demasiada frecuencia, puede resecar el cabello, dejándolo propenso a la rotura.

El champú limpia el cabello con químicos llamados surfactantes. Muchos champuses también contienen compuestos llamados sulfatos, que producen una abundante espuma; esto puede ayudar a que el cabello luzca más limpio, pero también puede dañar el cabello.

La dermatóloga Lynne Goldberg, directora de la clínica para el cabello de Boston Medical Center, indica que lavar el cabello con demasiada frecuencia puede hacer más daño que bien y comentó: “Es paradójico, pero las personas que se lavan mucho el cabello para deshacerse de la grasa, terminan resecando el cuero cabelludo, lo que induce a una mayor producción de sebo.”

¿Acostumbras lavar tus manos?, te contamos por qué deberías hacerlo

El tipo de piel, la textura propia del cabello y el estilo de vida son otros factores que influyen en la frecuencia con la que se debe lavar. No hay un enfoque único para el cuidado del cabello.

Pero en general, si tu cabello se encuentra dentro del rango normal, no muy graso y no muy seco, probablemente sólo requieras lavarlo una o dos veces por semana. En el caso de las personas que tienen un cuero cabelludo grasoso probablemente requieran lavarse el cabello con más frecuencia.

Referencias:

Shampoo and conditioners: What a dermatologist should know? Indian Journal of Dermatology, 2015. https://doi.org/10.4103/0019-5154.156355

Essentials of hair care often neglected: Hair cleansing. International Journal of Thricology, 2010. https://doi.org/10.4103/0974-7753.66909

Safe Hair Care Spares Hair. Johns Hopkins Dermatologists Report, 2016. https://goo.gl/AcgHs8

Más en TekCrispy