Vista frontal de la Dolichogenidea Xenomorph. Fuente: Erinn Fagan-Jeffries

Recientemente, un estudiante de Doctorado de la Universidad de Adelaide, descubrió una especie de avispa, denominada como Dolichogenidea Xenomorph que se caracteriza por tener un ciclo de vida parasitario tan desconcertante que se asemeja al comportamiento predatorio del monstruo de la famosa película “Alien”.

Esta nueva especie de avispa inyecta sus huevos en orugas vivas y, posteriormente, las larvas resultantes se van comiendo lentamente al huésped desde adentro hacia afuera; luego, la oruga estalla una vez que las larvas de la avispa han comido hasta la saciedad.

De esta manera, las larvas se desarrollan como una avispa adulta y continúan el ciclo de búsqueda de otras orugas en las que depositar sus huevos.

Esta avispa es una de las tres especies documentadas recientemente que siguen un estilo de vida parasitoide, es decir, terminan matando a sus huéspedes para completar su ciclo de vida. Al respecto, la investigadora principal, responsable de este descubrimiento, perteneciente a la Facultad de Ciencias Biológicas de la mencionada Universidad, llamada Erinn Fagan-Jeffries, plantea:

“La Dolichogenidea Xenomorph actúa como un parásito en las orugas de forma similar al monstruo ficticio Alien en los huéspedes humanos; de igual forma, la avispa es negra y brillante como este alienígena, y tiene un par de rasgos extraños para el género, por lo que el nombre Xenomorph, que significa “forma extraña”, encaja muy bien”.

De hecho, este tipo de avispas, de acuerdo a ciertas fuentes, son la inspiración detrás de la creación de este famoso extraterrestre. En sus entornos naturales, juegan un importante rol respecto a la regulación de las poblaciones de sus huéspedes, como las orugas, por lo que se han empleado en plantaciones agrícolas a fin de controlar las plagas.

Así mismo, el descubrimiento se realizó en Queanbeyan, Nueva Gales del Sur y en el Sur de Australia Occidental; sin embargo, se cree que su distribución es más amplia en el continente australiano, donde son comunes las orugas polilla que se alimentan de hojas de eucalipto y representan el anfitrión perfecto para la Dolichogenidea Xenomorph.

Por su parte, si bien estas avispas pueden parecer pequeñas, con apenas 5 milímetros de longitud, resultan unos depredadores increíbles para sus orugas anfitrionas, particularmente por presentar un ovopositor, estructura en forma de aguja empleada por las hembras de la especie para inyectar los huevos dentro del huésped, de gran tamaño.

Por su parte, el Profesor Andrew Austin, quien supervisó la investigación de Faga-Jeffries en representación del Centro Australiano de Biología evolutiva y Biodiversidad de la Universidad, plantea que esta especie descubierta es una de las tres nuevas especies que se encuentran en estudio, entre las miles de avispas más en Australia que aún esperan ser descritas y nombradas.

En torno a esto, los investigadores concluyen que existen por lo menos 200 otras especies diferentes de avispas que aún no han sido descritas en el continente, lo que resulta importante a fin de tomar decisiones relativas a la conservación del medio ambiente.

Esto es especialmente relevante, tomando en cuenta que algunas de esas avispas pueden ser usadas potencialmente como agentes de control biológico a la hora de actuar en contra de las plagas que atacan a los cultivos agrícolas.

Referencia:  Three new species of Dolichogenidea Viereck (Hymenoptera, Braconidae, Microgastrinae) from Australia with exceptionally long ovipositors. https://doi.org/10.3897/jhr.64.25219