Exponerse al sol es una de las mejores fuentes de vitamina D

El tema en torno al consumo de vitaminas es bastante polémico; por ejemplo, tras una revisión de más de 179 estudios, un grupo de investigadores determinó que el consumo de suplementos vitamínicos no ofrecen ningún beneficio a quienes las toman. Mientras tanto, otra investigación descubrió que los suplementos de vitamina B, aumentan el riesgo de sufrir de cáncer en los pulmones.

Ahora bien, en relación a la vitamina D, la cual se obtiene principalmente de los rayos del sol, también se han encontrado resultados un tanto contradictorios, pues, mientras un estudio reveló que la exposición a esta mejora la flora bacteriana y combate el síndrome metabólico, otra investigación indica que los altos niveles de esta vitamina pueden ser perjudiciales para la salud, pues se asocia a distintos tipos de cáncer, ya sea de piel, próstata, y pulmón.

Los suplementos de vitaminas y minerales no reducen el riesgo de muerte prematura

Por su parte, en la actualidad ha surgido un nuevo estudio en el que se evaluó la relación entre el déficit de vitamina D y las dificultades asociadas al rendimiento físico a largo plazo.

Al respecto, la comunidad médica es consciente de que los adultos estadounidenses no se exponen lo suficiente a la vitamina D; sin embargo, no se sabe la afectación que esto pudiese tener sobre sus músculos y el funcionamiento físico en general a largo plazo.

Como un primer acercamiento a este fenómeno, fueron empleados ratones como parte de la muestra, lo que permitió eliminar el efecto de variables ajenas a la situación experimental tales como el estilo de vida, la dieta y el ejercicio.

Esta investigación estuvo a cargo de Bruce R. Troen,  Profesor y Jefe de la división de geriatría y medicina paliativa en el Departamento de Medicina de la Universidad de Buffalo, quien también es Director del Centro para el Envejecimiento Exitoso de la Universidad.

Para probar sus hipótesis, los investigadores indujeron insuficiencia de vitamina D en un grupo de ratones de seis meses de edad, lo que equivaldría a 20 o 25 años humanos, durante un año, periodo de tiempo equivalente a otros 25 a 30 años humanos adicionales. Por su parte, el grupo control recibió cantidades normales de la vitamina.

Luego de 15 días los ratones con insuficiencia de vitamina D mostraron niveles séricos de esta de hasta 11-15 ng/ml, lo que se mantuvo constante durante todo el experimento. En este sentido, este grupo mostró un peor desempeño en medidas tales como resistencia al agarre, velocidad de carrera y longitud de zancada, rendimiento esperable en la población geriátrica.

¿Decidiste ser vegano?, asegúrate de cumplir con la ingesta estos nutrientes

Así mismo, ocho meses más tarde, descubrieron que los ratones a los que se les había inducido la insuficiencia de vitamina D, tenían menos masa corporal magra que los ratones del grupo control. Sobre esto, Troen expone:

“La pérdida de masa corporal magra con el envejecimiento es extremadamente importante e inexorable; nuestros datos sugieren que el estado de vitamina D juega un papel en la masa corporal magra, pero se necesitan más estudios, tanto en ratones geriátricos como en humanos mayores”.

En conclusión, los autores plantean que las bajas concentraciones séricas de vitamina D durante periodos cortos de tiempo no son tan relevantes; no obstante, cuando esta situación se mantiene por mucho tiempo, las implicaciones clínicas son importante, lo que genera preocupación teniendo en cuenta que mas o menos el 50 o 70% de las personas en Estados Unidos no reciben suficiente vitamina D.

Referencia: Chronic vitamin D insufficiency impairs physical performance in C57BL/6J mice. https://doi.org/10.18632/aging.101471

Más en TekCrispy