Cuando vemos alguna representación de nuestros antepasados, específicamente los Neandertales, los vemos con una lanza en la mano; ante esto, podemos pensar que usaban estas lanzas para cazar, para defenderse de los depredadores o para recolectar alimentos.

Al respecto, la mayoría de los arqueólogos consideran que los Neandertales usaban las lanzas para cazar, especialmente, luego de una investigación reciente en la que se estudiaron los huesos de unos ciervos que vivieron hace aproximadamente 120.000 años en Neumark-Nord, Alemania, donde convivían con los Neandertales. En esos huesos se observaron perforaciones que muestran de forma clara impactos de lanzas.

Esto demuestra que las primeras lanzas empleadas por los Neandertales eran armas efectivas para cazar, lo que implica una mayor comprensión de los modos de vida de nuestros antepasados.

Este “antiguo” círculo de piedras resultó no ser tan viejo como se creía

En particular, los Neandertales evolucionaron en parte de Europa y Asia hace más o menos 400.000 años en el pasado y se creía que eran menos sofisticados que el Homo Sapiens, lo que se pone en tela de duda a partir de los resultados obtenidos, pues se ha encontrado que se preocupaban por los miembros débiles de sus grupos sociales, tenían costumbres relacionadas a la muerte, tal como enterrar a sus muertos y eran capaces de demostrar comportamientos simbólicos.

Toda esta información le da sentido a la suposición de que los Neandertales usasen armas para cazar. Sobre esto, estudios previos demuestran que las primeras lanzas usadas por ellos eran simples palos de madera sin picos de piedra, tal como los encontrados en el Reino Unido y en Alemania. En esta nación, se encontró también, en el cadáver de un elefante, una lanza que data de hace 300.000 años aproximadamente.

Existen evidencias que indican que los Neandertales usaban lanzas para cazar

Lanza Neandertal. Fuente: P. Pfarr NLD/wikipedia, CC BY-SA

Si bien las investigaciones no se han podido realizar con evidencias directas, los arqueólogos han sabido usar pistas indirectas a fin de comprender cómo los Neandertales obtenían carne para comer. En este sentido, podemos estar seguros de que eran carnívoros pues investigaciones anteriores en las que se han analizado sus dientes y heces, sugieren que consumían carne, además de plantas.

De esta forma, los expertos plantean que si los huesos de animales tienen marcas de dientes de carnívoros cubiertas por marcas derivadas de herramientas de corte, es posible pensar que los animales hicieron la matanza y los Neandertales se aprovecharon de las sobras; pero si las marcas de herramientas son el único indicio, es posible pensar que los antecesores de los humanos modernos fueron quienes realizaron la caza.

Entonces, al llevar a cabo este análisis, los arqueólogos pudieron encontrar evidencias de cadáveres de animales con marcas de herramientas de corte en diferentes sitios donde vivían los Neandertales. Como las lesiones son evidentes, se encontró que la forma y el tamaño de los daños óseos se corresponden con puntas de lanzas cónicas; además, se observó que el ángulo de la lesión pélvica descubierta en un hueso de venado, era consistente con una lanza que se arrojó o se empujó a través del animal en posición vertical.

Métodos de caza empleados por los Neandertales

La evidencia sugiere que los Neandertales usaban lanzas para cazar a largas distancias

Si bien la investigación aporta evidencias importantes, todavía no queda claro si estas lanzas eran empujadas a través del animal o lanzadas desde largas distancias; respecto a esto, se plantea que si bien las lanzas a larga distancia son más seguras, requieren que quien las use tenga una comprensión adecuada acerca del diseño de armas efectivas para volar y dar con el objetivo de caza.

Al analizar las muestras encontradas, los arqueólogos sugieren que el diseño de estas indica que podrían haber sido arrojadas; adicionalmente, se encontraron restos de un hueso del brazo izquierdo de un Neandertal que muestra daños coincidentes con el trauma resultante del lanzamiento de un objeto similar a una lanza, lo que abre la posibilidad de que los Neandertales diseñasen armas para cazar.

Sigfox desarrolla un rastreador para ayudar a combatir la caza furtiva de rinocerontes

Sobre esto, se hipotetiza que tenían la capacidad de usar lanzas efectiva y precisamente a distancias de entre 30 a 50 metros. De esta manera, se plantea que si los Neandertales eran capaces de realizar lanzamientos de tal precisión, las diferencias tecnológicas, al compararlos con respecto a otros de nuestros antepasados, podrían no ser tan grandes como se cree comúnmente.

En conclusión, la investigación abre paso para creer que los Neandertales empleaban las lanzas como armas penetrantes a larga distancia a la hora de cazar a sus presas, permitiéndonos caracterizarles por su inteligencia, creatividad y capacidad. Por lo tanto, resulta importante reconsiderar nuestra tendencia a subestimarlos.

Referencia: Evidence for close-range hunting by last interglacial Neanderthals, (2018). https://doi.org/10.1038/s41559-018-0596-1

Más en TekCrispy