Facebook anunció el fin del programa de drones solares Aquila para llevar internet a zonas remotas y ahora se enfocarán en mejorar la conectividad de HAPS y en otras tecnologías como computadoras de control y baterías de alta densidad.

El proyecto que inició hace cuatro años ha tenido un progreso algo difícil, primero por la parte tecnológica y luego por el lado del equipo. Desde la salida del jefe del proyecto Aquila, Andrew Cox, ya se sabía que vendrían cambios.

Facebook publicó una entrada en su blog donde cuenta los detalles de la próxima etapa del proyecto, escrito por Yael Maguire, director de ingeniería de la compañía, en el que denota que al menos 4 billones de personas no tiene acceso al internet a nivel mundial y que la empresa tomó la decisión de cerrar sus instalaciones de Bridgewater, en el Reino Unido.

En 2016, Facebook realizó su primer vuelo de prueba del dron Aquila y el mismo se estrelló durante el aterrizaje, mientras que el segundo vuelo, un poco menos accidentado que el primero, tuvo fallas con el funcionamiento de las hélices y la aeronave quedó nuevamente afectada. En este sentido, la compañía hizo una alianza con Airbus para el desarrollo de HAPS, que son drones híbridos con satélites que permitirán explorar y mejorar las comunicaciones, según anunció Maguire en la publicación. No obstante, no detalló más información al respecto.

La compañía seguirá trabajando en la línea de proveer mejor conectividad a internet, para lo cual seguirá invirtiendo en tecnologías de próxima generación como Terragraph, una solución a las saturadas conexiones urbanas que permitirá brindar conexión de alta velocidad. Asimismo anunció que continuarán colaborando con aliados en la construcción de nuevas infraestructuras como el proyecto de fibra óptica que están llevando a cabo en Uganda; además se comprometen a apoyar emprendimientos como Express Wi-Fi, “todo para ayudar a conectar a los 4 billones de personas que aún no tienen acceso a internet”, según constató Maguire.