En el contexto de la reproducción sexual, es frecuente que las hembras de mamíferos, incluidas las mujeres, copulen con varios machos. Los espermatozoides de los machos luego compiten dentro de la hembra para fertilizar los huevos.

Se podría decir que los humanos no son especialmente buenos para la monogamia. Evidencia recopilada a partir de encuestas y pruebas de paternidad, sugieren que el 25 por ciento de las mujeres y el 30 por ciento de los hombres engañan a sus cónyuges al menos una vez durante el matrimonio.

En la década de 1970 se notó por primera vez que cuando una hembra copula con múltiples machos, puede haber competencia entre los espermatozoides para fertilizar su  gameto, es decir: una competencia de esperma.

En este entorno, un equipo de investigadores realizó un estudio orientado a determinar si los hombres producen eyaculación de mayor calidad en respuesta a las sospechas de la infidelidad de su pareja.

En referencia al fundamento de la investigación, el Dr. Todd K. Shackelford, catedrático en el Departamento de Psicología de la Universidad de Oakland y coautor del estudio, explicó:

“La teoría de la competencia de esperma puede usarse para generar la hipótesis de que los hombres alteran la calidad de sus eyaculados, en función del riesgo de competencia de los espermatozoides, como el riesgo de una infidelidad.”

En tal sentido, los investigadores teorizan que una eyaculación de mayor calidad aumentaría las posibilidades de éxito en la competencia con los espermatozoides rivales.

A fin de comprobar su teoría, los investigadores realizaron un experimento en el cual participaron 45 individuos con edades entre 18 y 33 años, y relaciones afectivas de más de 6 meses de duración.

El experimento se basó en dos sesiones masturbatorias. La primera sirvió para obtener muestras del semen de los participantes.

En la segunda sesión, los participantes recibieron un sobre sellado que contenía escenarios escritos y recibieron instrucciones de no abrir el sobre hasta inmediatamente antes de que comenzaran a masturbarse. Se instruyó a los participantes a masturbarse mientras se imaginaba los escenarios descritos; uno de los cuales era:

Imagina que tu pareja romántica te confesó hace dos días que te engañó al tener relaciones sexuales con un hombre que conoció recientemente. Ella le aseguró que fue sólo una aventura de una noche y que no volvería a suceder. A pesar de estar molesto por su infidelidad, decides darle otra oportunidad. Ahora, tú y tu pareja sentimental van a tener relaciones sexuales por primera vez desde que ella admitió que te engañó.

Los participantes debían concentrarse en esa experiencia sexual mientras te masturbaban.

Los análisis del semen obtenido en ambas sesiones no ofrecieron evidencia lo suficientemente convincente para respaldar la teoría.

Al respecto, los investigadores indicaron que los hombres no produjeron eyaculados masturbatorios de mayor calidad en la condición de competencia de esperma (infidelidad) en relación con la condición de control.

Sin embargo, y a pesar de los resultados nulos de la investigación, hay evidencia de adaptaciones psicológicas y fisiológicas a la competencia de espermatozoides en humanos.

Los autores señalaron que las limitaciones metodológicas pueden haber producido los resultados nulos. Para el estudio, los hombres usaban condones para capturar su esperma; sin embargo, esto puede haber resultado en una reducción de la excitación sexual.

Los investigadores también argumentaron la posibilidad de que imaginar la infidelidad de su pareja podría no ser suficiente para producir el efecto esperado en la esperma, razón por la cual, los investigadores se están preparando para diseñar un experimento que considere estos factores.

Referencia: Do Men Produce Higher Quality Ejaculates When Primed With Thoughts of Partner Infidelity? Evolutionary Psychology, 2018. https://doi.org/10.1177/1474704918757551