Una nueva campaña de phishing desplegada a través de correos electrónicos spam afirma ser el famoso ransomware WannaCry y exige a los usuarios pagos en Bitcoin para evitar que sus archivos, supuestamente secuestrados, sean eliminados.

Sin embargo, se trata de una estafa que busca utilizar el nombre de alta peligrosidad de este ransomware, que causó caos en todo el mundo en mayo de 2017, ya que el correo de phishing enviado por los hackers no tiene el poder para encriptar ningún archivo, y en su lugar, tiene como objetivo utilizar el miedo de las víctimas para obtener criptomonedas.

La información fue revelada por el centro de fraude y crímenes informáticos Action Fraud, con sede en el Reino Unido, que afirmó haber recibido más de 300 alertas sobre el correo electrónico durante los últimos días. Por ello, Action Fraud ha instado a quienes reciban el correo electrónico a que lo eliminen y lo denuncien ante las autoridades.

En el correo electrónico, cuya autoría dice ser del equipo de WannaCry, asegura que el ransomware ha regresado y que todos los dispositivos de la víctima han sido hackeados con esta versión. En concreto, el correo fraudulento amenaza a los usuarios asegurando que sus archivos, en cualquier dispositivo con Windows, macOS, iOS, Android o Linux, serán encriptados y eliminados si no cumplen con las demandas los hackers.

Para los usuarios que conocen de informática, es muy fácil detectar que se trata de un correo de estafa, sobre todo porque WannaCry solo ataca a sistemas con Windows. Con respecto al pago exigido, quien está detrás de esta campaña de phishing amenaza con activar WannaCry en caso de que el usuario no pague 0.1 bitcoins (US$ 650 aproximadamente) en una cartera específica.

Posteriormente, se les indica a los usuarios que envíen un correo electrónico cuando hayan realizado el pago, y finalmente recibirán instrucciones para evitar que sus datos sean eliminados. Sin embargo, los investigadores revelaron que no existe ninguna acción informática maliciosa para secuestrar archivos, por lo que todo depende de qué tan convencido se sienta el usuario de la estafa.

Escribir un comentario