La tecnología Blockchain ha demostrado en diversas ocasiones su potencial y multi-adaptabilidad en un sinfín de sectores comerciales, culturales, religiosos y ahora en el terreno de los desperdicios.

Un anuncio reciente revela una iniciativa, conocida como Goodr, la cual emplea una plataforma en Blockchain para registrar y rastrear las sobras de comidas de restaurantes y compañías en Atlanta, para luego enviarlas a centros de caridad locales.

De acuerdo con la CEO, Jasmine Crowe, la plataforma permitirá la planificación de la logística en cuanto a la modalidad de retiro de los insumos, como el envío de los mismo. En este sentido, Crowe comentó que:

Nuestra esperanza es definitivamente como la mayoría de las empresas de buenas prácticas sociales, es que seamos capaces de trabajar para servirle y ayudar a los demás. Pero una de las cosas que sí vemos es que realmente no hay mucha predictibilidad en el servicio de alimentos a gran escala.

Un estudio del Consejo de Defensa de Recursos Naturales estima que unos $218 mil millones de dólares son invertidos cada año en el procesamiento de alimentos desperdiciados.

FriseApp te dice qué puedes cocinar con lo que hay en tu refrigerador

En vista de este escenario, la tecnología Blockchain encaja perfectamente con la causa, pues hace uso de un servicio de streaming para rastrear los paquetes. Y aunque la compañía cobrará una tarifa por el uso de la aplicación, la comida será totalmente gratuita.

La CEO, quien ya está acostumbrada a tratar con caridades, agregó lo siguiente:

Al haber experimentado estos problemas de primera mano, realmente cambió la perspectiva para mí, porque durante años alimenté a miembros de nuestra comunidad sin hogar. No entendía que la cara del hambre podría cambiar tan fácilmente.

De hecho, Crowe afirmó que la aplicación le ahorró más de $1.2 millones de dólares a compañías o restaurantes que botaban alimentados.

Con la balanza del mercado cada vez más inclinada hacia el desarrollo de nuevas tecnologías, las aplicaciones basadas en Blockchain salen más a relucir, pues garantizan operaciones más eficientes y procesos optimizados, incluso en el sector caritativo.

Más en TekCrispy