Si bien el comercio con criptomonedas se ha vuelto una tendencia, su tecnología de respaldo aún está en una etapa de ‘ensayo y error’, y lo mismo puede ser dicho de las medidas de seguridad para prevenir ataques cibernéticos; asimismo, podemos afirmar que no existe nada que alarme más al gobierno que los índices crecientes de crímenes por parte de hackers y grupos criminales, quienes ponen en riesgo no sólo a los usuarios, sino a la propia estabilidad económica de las naciones.

Sin embargo, de acuerdo con un anuncio reciente de CryptoUKun exchange autorregulador del Reino Unido– no hay necesidad de preocuparse, pues ya varias casas de cambio se han comprometido con mejorar las medidas de seguridad, empezando por almacenar en frío el 90% los fondos de los usuarios, a fin de prevenir hackeos.

Este comunicado llega tras la reciente preocupación internacional que ocasionó el último ataque al exchange surcoreano ‘Bithumb’, en el cual se perdieron más de US$20 millones, debido a varios vacíos en el sistema de seguridad de la plataforma.

Los expertos también encuentran preocupante que los ciberataques a plataformas no sólo presenta un riesgo para el exchange en cuestión, sino para el mercado en general. En este sentido, se cree que el creciente índice de delitos asociados a monedas digitales ha propiciado la caído del valor de, por ejemplo, el Bitcoin (BTC), el cual se valúa actualmente en US$6.700, apenas un tercio de su valor desde diciembre del 2017.

Este escenario a impulsado al gobierno del Reino Unido a emitir advertencias y a evaluar varias casas de cambio en el país. el jefe de CryptoUK, Iqbal Gandham, comentó que “las medidas de seguridad están siendo mejoradas” y que el escenario regulatorio incierto, que viven muchos países actualmente sobre el comercio descentralizado, ha sido una de las causas por las que los exchanges nacionales han tenido que buscar mejores alternativas para solventar el problema, muchas veces buscando instituciones extranjeras menos exigentes.

Gandham agregó lo siguiente:

El 99.9% de los exchanges tienen cuentas bancarias en jurisdicciones remotas y los consumidores del Reino Unido están enviando su dinero a jurisdicciones de alto riesgo.

Esta situación, de acuerdo con Gandham, está siendo evaluada por varias entes del mercado digital para evitar futuros delitos. Aunque aún no se sabe si se planea un consenso global regulatorio por parte de gobiernos, sí tenemos la certeza que los propios exchanges y organismos autorregulatorios están procurando de forma consiente un mejor uso de las plataformas para seguridad de todos.