En cada tejido del cuerpo, las células muertas y moribundas deben ser eliminadas rápidamente para prevenir el desarrollo de la inflamación, lo que podría desencadenar la muerte de las células vecinas. Esta eliminación se lleva a cabo por células especializadas, conocidas como células fagocíticas, las cuales engullen y descomponen los restos celulares.

A pesar de los avances realizados en este aspecto, los científicos aún no han sido capaces de determinar qué células son responsables de eliminar los restos neuronales cuando se daña el cerebro o la médula espinal.

A este fin, un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia realizó un estudio cuyos resultados sugieren que las microglías, células inmunes especializadas en el cerebro, desempeñan un papel clave en la eliminación del material muerto posterior a una lesión cerebral.

El estudio revela que las microglías, también conocidas como células microgliales o células de Hortega, engullen los restos de las neuronas lesionadas, lo que podría evitar que el daño se propague a las neuronas vecinas y cause una neurodegeneración más extensa.

Las microglías (rojo) eliminan gradualmente los restos neuronales (verdes) producidos después del daño al nervio óptico. Crédito: Norris et al., 2018

Para llegar a esa conclusión, los investigadores examinaron las lesiones del nervio óptico de los ratones, las cuales provocan que las neuronas ganglionares de la retina degeneren y dejen residuos en una región distante del cerebro.

Las microglías, que residen permanentemente en el sistema nervioso central, son un tipo de célula fagocítica que puede engullir bacterias y otros patógenos que han infectado el cerebro. También juegan un papel importante en el cerebro en desarrollo, eliminando las sinapsis neuronales que no han podido activarse por completo.

En los cerebros de adultos, las microglías parecen reconocer las neuronas degenerativas usando algunas de las mismas moléculas que utilizan para reconocer las sinapsis inactivas o los patógenos invasores. Los investigadores encontraron que en respuesta a la lesión del nervio óptico, las microglías producen proteínas “complementarias” que le ayudan a identificar sus objetivos.

Los investigadores estudiaron lo que sucedió después de la lesión del nervio óptico en ratones cuando las microglías no produjeron estas proteínas complementarias y descubrieron que los desechos no eran eliminados.

El Dr. Jonathan Kipnis, presidente del Departamento de Neurociencia de la Universidad de Virginia y autor principal del estudio, comentó: “En el futuro, esperamos identificar aún más cómo se activan las microglías en respuesta a la neurodegeneración y cómo eliminan los desechos neuronales.”

En referencia a los hallazgos observados, los autores de la investigación indicaron que contar con una comprensión ampliada de estos mecanismos, podría permitir aumentar la eliminación de restos potencialmente tóxicos y limitar la propagación de la neurodegeneración,  luego de una lesión en el cerebro o la médula espinal.

Referencia: Neuronal integrity and complement control synaptic material clearance by microglia after CNS injury. Journal of Experimental Medicine, 2018. https://doi.org/10.1084/jem.20172244

Escribir un comentario