Tal como decía Albert Einstein en una de sus frases más famosas: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad, el mundo solo tendrá una generación de idiotas”. Y, aunque a muchos les aterrorice, esos días han llegado.

Si bien es cierto que la tecnología e Internet han cambiado el cómo percibimos el mundo, también es cierto que han afectado, en cierta forma la evolución y el desenvolvimiento de la población más joven.

En tal sentido, el gobierno de Argelia, ha decidido “desconectar el enchufe” de Internet en todo este país por un período de seis días. Desde el miércoles pasado y hasta el 25 de este mes, desconectarán Internet durante la primera hora de cada una de las dos primeras pruebas de selectividad, a fin de evitar que los estudiantes realicen fraude al presentar la misma.

Sin embargo, no es la primera vez que el gobierno intenta aplicar una medida para evitar estos inconvenientes, pues en el 2016, un aproximado de 300,000 estudiantes tuvieron que realizar las pruebas de sus exámenes por segunda vez, después que se filtraron los resultados de las mismas por las diferentes redes sociales, antes de su presentación.

Es por ello que el año pasado se hicieron intentos para restringir el acceso a las plataformas de medios sociales, pero estas precauciones no fueron lo suficientemente efectivas, lo que ha llevado al gobierno a radicalizar estas medidas y desconectar por periodos asignados tanto las redes celulares como la banda ancha.

Como medidas para este año, no se ha tolerado ningún retraso en las pruebas, para evitar que algunas personas se aprovechen de posibles filtraciones. Equipos tecnológicos como teléfonos, tabletas u otros objetos conectados están prohibidos en los 2.108 centros de pruebas, elementos que no solo han sido prohibidos a estudiantes sino también a maestros, supervisores y/o personal administrativo.

Una total fortaleza, así estarán las instituciones, Nouria Benghabrit, ministra de Educación, mencionó en un entrevista a la BBC, que al entrar al recinto los estudiantes serán recibidos por detectores de metales y dentro del mismo, se instalaron dispositivos de interferencia, además de equipos de videovigilancia en los centros de impresión, todo con la finalidad de evitar que los estudiantes pueden seguir cometiendo fraude.

Según explicó Benghabrit en una conferencia de prensa “Asegurar los exámenes de la escuela secundaria es muy importante. Nuestro compromiso con el principio de equidad y el principio de igualdad de oportunidades nos llevó a tomar todo tipo de medidas e incluyen cortar el Internet“.

Estas medidas no sólo plantean el hecho de los estudiantes no se copien, sino que además al cortar el Internet de todo el país, impiden que las actividades se desarrollen con normalidad, y por supuesto esto ha sido motivo de muchas objeciones ya que, como afirma Lyès Rekkeb, quién trabaja en una agencia de diseño web:

No tengo idea de por qué tienen que ser tan agresivos, para mí y para mucha gente como yo, es un gran inconveniente. Pierdo medio día de trabajo. ¿Por qué no podrían simplemente cerrar la internet móvil? Debe haber otras soluciones.

Sin lugar a dudas una medida muy radical y que aunque como menciona la ministra será para evitar fraudes, no nos deja de parecer una medida extrema pues en pleno siglo XXI muchas otras medidas podrían ser tomadas en este proceso.