Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que en un área crítica de la Antártida, el lecho terrestre se está elevando a una de las tasas más altas jamás registradas. Esto es resultado de la abrupta desaparición del hielo, que aminora el peso que soporta el lecho de roca.

Aunque puede sonar algo desalentador, estos hallazgos en realidad tienen implicaciones positivas para la supervivencia de la capa de hielo de la Antártida Occidental (WAIS, por sus siglas en inglés), que se pensó era una causa perdida debido a los efectos del cambio climático.

El beneficio sería que esta rápida elevación de la tierra podría aumentar la estabilidad de la capa de hielo, contrarrestando el colapso adverso que genera la pérdida de hielo.

Para el estudio, el equipo de investigadores requirió el uso de seis estaciones de GPS unidas al lecho de roca alrededor de la bahía del mar de Amundsen (ASE, por sus siglas en inglés) para medir su aumento en respuesta a la disminución del hielo.

Se encontró que la tasa de elevación registraba un incremento de hasta 41 milímetros (1,6 pulgadas) por año. La mayoría de los lugares en Islandia y Alaska, que se considera que tienen tasas de elevación rápidas, generalmente registran entre 20 a 30 milímetros de aumento cada año.

El investigador Terry Wilson, profesor en la Escuela de Ciencias de la Tierra en la Universidad  Estatal de Ohio y uno de los autores del estudio, indicó: “La tasa de elevación que encontramos es inusual y muy sorprendente. Es un cambio de juego.”

Los investigadores estiman que en 100 años, las tasas de elevación en estos sitios serán hasta 2,5 veces más rápidas de lo que han observado actualmente.

Estudios de modelado previos han encontrado que la elevación del lecho de roca podría proteger teóricamente al WAIS del colapso, pero se pensó que el proceso tomaría demasiado tiempo como para tener implicaciones reales.

Los investigadores pensaban que el levantamiento de tierra ocurriría durante miles de años a un ritmo muy lento, insuficiente como para tener un efecto estabilizador en la capa de hielo. Sin embargo, estos resultados sugieren que el efecto estabilizador puede tomar sólo décadas.

Los investigadores estiman que el lecho de roca en el glaciar Pine Island, que forma parte del WAIS, habrá aumentado 8 metros para el próximo siglo. Este aumento es aproximadamente tres veces mayor que los valores propuestos por los estudios que estiman cuánto tendría que elevarse la Tierra para proteger el WAIS y reducir el retroceso de la capa de hielo. Bajo muchos modelos climáticos, lo observado en este estudio debería ser suficiente para estabilizar la capa de hielo.

Aunque este hallazgo es una evidencia potencial de algunas noticias positivas para la bahía del mar de Amundsen, la situación ambiental en la Antártida aún está lejos de ser ideal. Si el calentamiento global continúa, los investigadores creen que no importa cuán rápido pueda ser el aumento del lecho rocoso, la capa de hielo probablemente colapse.

Referencia: Observed rapid bedrock uplift in Amundsen Sea Embayment promotes ice-sheet stability. Science, 2018. https://doi.org/10.1126/science.aao1447

Más en TekCrispy