Investigadores de la Universidad de Melbourne en Australia, han desarrollado una pionera prueba de sangre que mejora la predicción del riesgo a largo plazo de ataque cardíaco o muerte, en aquellas personas diagnosticadas con enfermedad arterial coronaria.

Esta afección se distingue por una acumulación de placas de grasa en las arterias, las cuales dificultan u obstruyen el paso de sangre rica en oxígeno al corazón.

Por años se ha asociado a la enzima ACE2 con enfermedades cardiovasculares, pero no es sino hasta ahora que los investigadores descubrieron que cuanto mayor es el nivel de ACE2 circulante, mayor es el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

Las células placentarias podrían regenerar un corazón dañado

Este hallazgo significa que los médicos ahora tienen un nuevo biomarcador potencial para identificar a aquellos pacientes que están en alto riesgo y puedan necesitar un reenfoque en el tratamiento de su condición, bien sea incrementando los medicamentos o recurrir a otras intervenciones para evitar futuros ataques cardíacos o insuficiencia cardíaca.

Los científicos llegaron a esta conclusión luego de dar seguimiento a 79 pacientes con enfermedad arterial coronaria, 51 hombres y 28 mujeres, con una edad promedio de 66 años, durante diez años. Durante este lapso de tiempo, encontraron que el 46 por ciento de los pacientes experimentó ataques cardíacos, insuficiencia cardíaca o muerte.

Sin embargo, los investigadores pudieron evidenciar que en las personas con los niveles más altos de ACE2, el riesgo se incrementó 2,5 veces en comparación con los que presentaban niveles más bajos de la enzima.

ACE2 juega un papel en la descomposición de un péptido llamado angiotensina II, que causa inflamación y constricción en los vasos sanguíneos, lo que contribuye al desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Las enfermedades del corazón y la presión arterial alta están asociadas con la activación del sistema de angiotensina, pero es sólo en los últimos diez años que los investigadores han entendido cómo el cuerpo intenta equilibrar esto usando ACE2.

En las personas sanas, los muy bajos niveles de ACE2 que circulan en su torrente sanguíneo son prácticamente indetectables. Pero los niveles de la enzima comienzan a elevarse con la aparición de factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión y los altos niveles de lípidos (grasas y aceites).

Las células placentarias podrían regenerar un corazón dañado

Cuando las personas desarrollan una enfermedad cardíaca, el equilibrio entre la angiotensina y el ACE2 desaparece, y en lugar de permanecer en el tejido cardíaco y los vasos sanguíneos, el ACE2 se vierte al torrente sanguíneo. Es entonces cuando es posible su detección.

Comprender los procesos que sustentan esto sigue siendo un área de investigación activa, pero está emergiendo como una vía cada vez más prometedora para los investigadores que buscan comprender quién está en mayor riesgo de morir por la enfermedad arterial coronaria.

Referencia: Elevated plasma angiotensin converting enzyme 2 activity is an independent predictor of major adverse cardiac events in patients with obstructive coronary artery disease. Plos One, 2018. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0198144

Más en TekCrispy