Las monedas digitales representadas por bitcoin, litecoin, ethereum, etc. han recibido atención constante en diversos sectores del mercado descentralizado. Pero no todos son honestos inversores, pues cada vez hay más delincuentes involucrados en fraudes financieros o esquemas piramidales, así como en el uso de recursos eléctricos de forma ilícita.

En un comunicado reciente, las autoridades policiales de China confiscaron 200 equipos con los que un sospechoso minaba bitcoins y Ethereum con recursos eléctricos robados.

De acuerdo con la agencia Xinhua, las autoridades policiales en la provincia de Anhui retuvieron los equipos de un individuo identificado como Ma, con los cuales había estado minando criptomonedas bajo un régimen de consumo de más de 150.000 kilovatios por hora por un período de un mes.

Por su parte, un reporte emitido por el condado de Hanshan reveló que Ma había estado utilizando recursos de un puerto robado o cortocircuitado, a fin de reducir considerablemente los costos eléctricos.

Según declaraciones del sospechoso, se cree que había adquirido los equipos el pasado mes de abril, un poco antes de descubrir que el costo diario de consumo energético equivaldría a unos $923 dólares o su equivalente en 6.000 yuanes.

Las pruebas internacionales de crímenes en torno al tema han promovido un movimiento regulatorio a nivel mundial en contra del mercado con criptomonedas; muchos gobiernos y entidades bancarias advierten constantemente a los ciudadanos sobre los riesgos de esta herramienta financiera para la seguridad y estabilidad del comercio tradicional.

Asimismo, el gobierno de China se ha dado a la labor de establecer regulaciones cada vez más estrictas tanto hacia las casas de cambio, como proyectos de lanzamiento de ICOs y otros derivados de productos digitales descentralizados. Aún así, reportes y estudios han demostrado que pese a las medidas, el comercio con criptomonedas y los crímenes asociados siguen estando en auge en el territorio asiático, situación que no cambiará en el futuro cercano.

Escribir un comentario